La Fundación Mapfre de Madrid ha inaugurado una exposición que aúna la obra de dos de los más grandes exponentes de la creación escultórica: Auguste Rodin (París, 1840 – Meudon, 1917)  y Alberto Giacometti (Borgonovo, Suiza, 1901 – Coira, Suiza,1966). La muestra, que permanecerá abierta al público hasta el 10 de mayo, explora por primera los paralelismos y las disparidades que subyacen del trabajo de ambos. La importancia del modelado, la materia para el proceso creativo, el trabajo en serie o el cuestionamiento constante del pedestal, son algunas de las preocupaciones que el centro cultural subraya sobre el resto de cuestiones que ligan el trabajo del italo-suizo con el de su antecesor.

A través de cerca de doscientas obras, el recorrido plantea una constante conversación por la obra que crearon los artistas en dos épocas: Rodin en el tiempo anterior a la Gran Guerra y Giacometti en el de entreguerras además de en el inmediatamente posterior a la Segunda Guerra Mundial. A pesar de vivir momentos históricos muy diferentes, ambos destacaron por su capacidad para reflejar conceptos universales, como la angustia, el dolor, la inquietud, el miedo o la ira. Rodin lo hizo primero a través de la expresividad del rostro y el gesto, después, se centró en lo esencial. Giacometti lo logró a través las figuras que el novelista Jean Genet denominó «los guardianes de los muertos»: cuerpos alargados, frágiles e inmóviles, despojados de todo accesorio.

La comparación más destacable sea quizás la que se realiza sobre las dos obras que ambos autores titularon bajo el nombre El hombre que camina: Rodin hizo reflexionar a Giacometti con su obra para luego plasmar esta idea en su propio trabajo. Comparado con el de Rodin, El Hombre que camina de Giacometti parece desgastado y frágil, mientras que el del francés es rudo, resistente y compacto.

La muestra está comisariada por Catherine Chevillot, directora del Musée Rodin, Catherine Grenier, directora de la Fondation Giacometti, y Hugo Daniel, responsable de la École des Modernités de la Fondation Giacometti.

(Rodin-Giacometti, en la Fundación Mapfre, Madrid. Del 4 de febrero hasta el 10 de mayo de 2020)