«Corta» e «intensa» quizás sean los adjetivos que mejor definan la trayectoria profesional de Aubrey Beardsley, uno de los referentes del modernismo inglés. De hecho, cuando murió a los 25 años por tuberculosis, ya era ampliamente reconocido en el círculo artístico del momento. Sus ilustraciones no dejaron indiferente a nadie: pintó a mujeres desnudas en poses eróticas, grotescas o divertidas, con falos enormes, tocándose mutuamente. Sin embargo, más allá de estas atrevidas imágenes destacan los dibujos que el joven artista realizó en respuesta a Salomé, la obra de Oscar Wilde. Una de las impresiones más conocidas representa a la protagonista sosteniendo la cabeza de Juan El Bautista tras haber sido degollado. Salomé está a punto de besarle.

Aunque esta y otras obras podemos verlas de forma virtual en internet tecleando en nuestro buscador el nombre del autor, su trayectoria artística y personal nunca antes había sido reflejada como hoy lo hace la Tate en su página web. En el espacio que habilita el museo británico podemos apreciar el trabajo de Beardsley a través de las cuestiones más importantes que abordaron su vida. Después de un vídeo explicativo de siete minutos y una línea de tiempo que repasa la biografía del artista, descubriremos los aspectos fundamentales que condicionaron la carrera del pintor: sus comienzos, su trabajo como editor de arte del periódico trimestral de arte The Yellow Book, su gusto por la cultura visual japonesa o las influencias de su círculo de amigos y conocidos.

Además, el museo homenajea al artista complementando la visita virtual con publicaciones que permiten conocer aún más a fondo su vida y obra. Entre otras, desarrolla una lista de cinco obras de Beardsley (SiegfriedEnter Herodias, The Yellow Book Volume I, Black Coffee y The Cave of Spleen) que condensan la característica vida del pintor.

(Aubrey Beardsley, en la página web de la Tate)