La Casa Garriga Nogués de la Fundación Mapfre acoge hasta el 8 de septiembre la exposición El silencio de la cámara oscura dedicada a Richard Learoyd presentando una selección de 51 fotografías de gran formato en color y en blanco y negro que resume el trabajo realizado a lo largo de una década. La fotografía de Learoyd se basa, principalmente, en retratos de modelos vestidos y desnudos hechos en su estudio, aunque también aborda temas como los animales, los paisajes y los espejos oscuros. Sus fotografías en color y en blanco y negro son resultado de un proceso artesanal con una cámara oscura construida por él mismo basada en antiguos principios ópticos. Con este instrumento puede realizar retratos a gran escala y construir unas imágenes que no parecen fotografías. El recorrido que presenta la muestra es más temático que cronológico, combinando los paisajes, retratos y naturalezas muertas.

En el bloque de Paisajes, se muestran las fotografías clásicas en blanco y negro que realizaba desde que comenzó como fotógrafo. Aunque se centró en los retratos, en los últimos años se ha trasladado al exterior y ha fotografiado lugares muy conocidos como los del valle de Yosemite, o territorios de Europa del Este. En la muestra, destaca uno de los paisajes de Lanzarote, resultado de un encargo de Fundación Mapfre y que se incorporará a la Colección de Fotografía de la institución. En Retratos, las personas reflejadas en las fotografías de estudio poseen una cualidad atemporal que recuerda al arte del pasado, inspirándose en pintores como Ingres y en fotógrafas como Julia Margaret Cameron. Por otro lado, Learoyd se ha interesado en la creación de Naturalezas muertas enfocándose en el significado del término: vidas que han sido detenidas y que se muestran a través de imágenes de animales muertos como la cabeza de un caballo seccionada o cisnes presentados como decoraciones colgantes.

(El silencio de la cámara oscura en Fundación Mapfre, Barcelona. Desde el 5 de junio hasta el 8 de septiembre de 2019)