Composiciones sonoras, desde partituras gráficas hasta videoinstalaciones. Christian Marclay. Composiciones, que puede verse en el MACBA hasta el 24 de septiembre, reúne una selección de obras de Marclay, autor de un amplio corpus que explora la relación entre sonido y visión, en especial las múltiples formas en que el sonido puede manifestarse visualmente. La exposición aborda la vertiente compositiva de Marclay a través de sus vínculos con la cultura popular y los medios de comunicación de masas, así como la exploración que realiza de las tecnologías tradicionales y digitales y sus cualidades materiales. En este sentido, la muestra se centra en la manera de componer del artista, que hace un uso interdisciplinario de la apropiación, el montaje, el remixing y la improvisación, prácticas que en sí mismas exceden los límites entre lo experimental y lo popular

La exposición examina la obra de Marclay a través de su dedicación a la composición, entendida como una ordenación de sonidos en el tiempo y el espacio. Cada una de las obras expuestas es un ejemplo del modo en que Marclay aborda la creación de una composición, y de cómo eso se relaciona con otros aspectos de su trabajo como el uso de las técnicas de apropiación y montaje, además de su compromiso con la performance y su tendencia a buscar la participación y colaboración del público.

Aunque la producción de Marclay incluye vídeo, escultura, grabación sonora y performance, así como obras textuales, partituras gráficas y collages, esta exposición presenta algunas de sus instalaciones audiovisuales más recientes, junto con una selección de piezas más tempranas. Entre las grandes obras que pueden verse, destaca la extraordinaria Video Quartet (2002), composición audiovisual en cuatro pantallas realizada a partir de fragmentos de películas, y la instalación inmersiva Surround Sounds (2014-2015), que constituye quizá el clímax de su investigación sobre la onomatopeya. También cabe mencionar varias partituras gráficas, como la proyección de diapositivas Zoom Zoom (2007-2019) y Manga Scroll (2010), una partitura vocal enrollada de 20 metros de longitud, así como la instalación interactiva Chalkboard (2010), que invita al público a escribir en una pizarra con pentagramas a escala arquitectónica una partitura que luego será interpretada por músicos en una serie de conciertos organizados durante la exposición.

(Christian Marclay. Composiciones en el MACBA, Barcelona. Hasta el 24 de septiembre de 2019)