OPINIÓN

Mi generación y todas las anteriores hemos sido educados en el terror. Espero que las actuales ya no tengan que sufrir todas esas pesadillas nocturnas que acompañaron la infancia de millones de personas. La religión tiene la culpa. Todas las religiones que nos educan en el terror al pecado y nos intentan ilusionar con el sueño de las once mil vírgenes (¿cuántas?), el paraíso y otras ideas propias de cuentos infantiles. Pero solo la religión católica ha sabido (y podido) utilizar las imágenes como ilustración perfecta para estas historias para no dormir. Esa es la historia de la mayor parte de la historia de la pintura clásica…

Puedes comprar solamente este artículo aquí