Ed van der Elsken, nacido en Amsterdam en 1925, es uno de los fotógrafos más reconocidos del país. Desde París hasta su propia ciudad natal, es alabado por retratar lo cotidiano de una forma única con fotografías que nos muestran personas en ciudades de todo el mundo. En sus numeros viajes por África (1957) o las múltiples veces que estuvo en Japón, ni perdió su mirada hacía la cercanía hacía las personas retratadas ni su fascinación por lo especial de lo que surge sin buscarlo. Gran aficionado al jazz y con esta faceta de fotógrafo callejero, plasmó situaciones singulares y supo buscar qué mirar donde nadie más lo hacía. Esta atmósfera absorbente, fue producto de un trabajo autobiográfico que se vio reflejado en los numerosos autorretratos que desarrolló a lo largo de su carrera. 

Ahora se puede disfrutar hasta el 10 de enero de una completa exposición, Crazy World, de su obra en el Rijksmuseum en colaboración con el Nederlands Fotomuseum y con el soporte de Fonds21. Aunque lo más célebre de este fotógrafo son las fotografías en blanco y negro, también realizó otro tipo de trabajos como las fotografías en color o las más de 100 obras que acoge la exposición la cual incluye pinturas, fotolibros, dibujos o negativos que muestran el carácter curioso y experimental del autor. Esto es posible gracias a la reciente adquisición de este museo en colaboración con el Nederlands Fotomuseum, en gran parte posible por la donación realizada por Anneke Hilhorst y por otra por la obtención a través de fondos de entidades como el Rembrandt Association o el Mondriaan Fund. 

(Crazy World, en Rijksmuseum, Amsterdam. Del 30 de octubre de 2020 al 10 de enero de 2021)