El trabajo escultórico de Diana Al-Hadid (Alepo, Siriam 1981) se refiere, a menudo, a los límites como forma de desafiar las nociones preconcebidas de cómo uno define y experimenta el espacio. Partiendo de una serie de referencias histórico-artísticas y científicas, la obra de Al-Hadid avanza cuidadosamente entre lo imaginario y lo real, para abordar la tensión entre el interior y el exterior, la pertenencia y la alienación, la ruina y lo que está por completarse.

The Bronx Musem of the Arts (Nueva York) acoge hasta el 14 de octubre Diana Al-Hadid: Delirious Matter, un proyecto cuya pieza central es Nolli’s Orders (2012), obra que hace referencia al emblemático mapa de Roma de 1748 de Giambattista Nolli, el primer en mostrar los espacios públicos de la ciudad. En el mencionado mapa, los edificios accesibles al público se muestran como transparentes, mientras que las estructuras privadas aparecen opacas, sólidas. Partiendo de esta premisa, Al-Hadid ha utilizado el mismo léxico de vacíos y sólidos, transparencia y opacidad, para señalar aquello que es público y aquello que es privado.

(Diana Al-Hadid: Delirious Matter en The Bronx Museum of the Arts, New York. Hasta el 14 de octubre)