El fotógrafo japonés Daidō Moriyama ha sido proclamado ganador del prestigioso premio de fotografía Hasselblad 2019. Según la Fundación Hasselblad, se le ha concedido por ser uno de los fotógrafos más reconocidos de Japón, célebre por su enfoque radical tanto del medio como del tema. Su estilo audaz e intransigente ha ayudado a generar un amplio reconocimiento de la fotografía japonesa en un contexto internacional. Influenciado por el fotógrafo William Klein, los escritos de Jack Kerouac, James Baldwin y el teatro experimental de Shūji Terayama, Moriyama a su vez ha inspirado a las siguientes generaciones de fotógrafos, no solo en Japón, sino también en todo el mundo.

Moriyama contribuyó a la renovación fotográfica que se produjo en Japón tras la Segunda Guerra Mundial, en paralelo a los grandes cambios económicos y culturales de esta época, marcada por enfrentamientos sociales, principalmente contra la herencia americana de la ocupación. Una ruptura propiciada por la revista Provoke (1968-1970), de la que fue integrante, y que entendía la fotografía como un lenguaje alternativo.

El premio Hasselblad es un galardón internacional de fotografía que otorga anualmente la Fundación Hasselblad. Toma su nombre del industrial y fotógrafo sueco Victor Hasselblad, inventor de la réflex Hasselblad 6 x 6 centímetros de lente única y de la 1600F, que en 1969 se hizo mundialmente famosa cuando la NASA la escogió para el primer viaje a la luna. Instituido en 1980 en la ciudad de Göteborg y dotado con 110.000 €, es el premio más importante de fotografía del mundo, concedido en ediciones anteriores a artistas de la talla de Henri Cartier-Bresson, Richard Avedon, Robert Frank, Irving Penn, Susan Meiselas, David Goldblatt, Óscar Muñoz o Paul Graham.