Tras el aplazamiento de la inauguración de su última exposición debido al estado de alarma, la Fundación Foto Colectania vuelve a abrir sus puertas donde lo dejó: con la apertura de la muestra Daido Moriyama: A diary, comisariada por Sara Walker y Louise Wolthers. La exposición, que podrá verse hasta el 4 de octubre de 2020, gira en torno a la figura del fotógrafo japonés que recibió en 2019 el Premio Hasselblad. Para su reapertura, Foto Colectania seguirá estrictamente todas las medidas de seguridad requeridas y se debe acudir al centro con el uso obligatorio de la mascarilla durante la visita. A Diary es una habitación repleta de numerosos estratos de una vida real: la vida de Moriyama son sus imágenes, trabaja documentando cada día lo que ve, lo que hace y los lugares por los que transita. Sin importar el lugar en el que haya desarrollado su trabajo, ya sea su barrio en Tokio, Europa o América, siempre ha tratado las distintas partes del mundo con la misma honestidad, siempre haciendo gala de ese movimiento hacia delante. En la elección de los temas no existe una concepción jerárquica y esto es algo que se puede ver y notar en la muestra. Algunas fotografías son crudas, casi abstractas, pero aun así comparten una particular expresión fotográfica con tranquilas y contemplativas escenas callejeras o autorretratos en habitaciones de hotel. Moriyama es capaz de crear decadentes naturalezas muertas a partir de los objetos más insignificantes.

Para Moriyama la reproducción de sus fotografías es también importante, a veces toma fotos de sus propias fotografías, que a su vez fotografía, creando algo que parece un juego con el conjunto de su obra. “Tomo fotografías, pero realmente no lo considero un arte. A veces me gusta hacer serigrafías. Busco distintas formas de expresión… también me gusta ver mis fotos impresas en camisetas”, comentaba en alguna ocasión el propio Moriyama. Las imágenes de Moriyama reflejan una visión subjetiva y auténtica, de la vida en la ciudad y del caos de la existencia cotidiana y su trabajo ocupa un espacio único entre lo ilusorio y lo real. Moriyama se convirtió en el artista más destacado del movimiento Provoke, que jugó un rol esencial a la hora de liberar la fotografía de la tradición e interrogar la naturaleza del medio. Su estilo audaz e intransigente ha ayudado al reconocimiento de la fotografía japonesa en un contexto internacional.

(Daido Moriyama: A diary en Fundación Foto Colectania, Barcelona. Desde el 3 de junio hasta el 4 de octubre de 2020)