VÍDEO

Ilustración de Víctor Sánchez de la Peña

 

Cuerpo-pantalla es una reflexión audiovisual sobre las posibilidades y limitaciones del espacio digital en relación al afecto e intimidad. Este periodo de confinamientos y distancia social ha acelerado una conectividad que ya envolvía a gran parte de los intercambios sociales, pero ahora mediatiza todos los encuentros. Las reuniones de zoom, los facetimes con familiares, las miles de stories y videos de TikTok que vemos a diario, además de otros tantos productos y formatos que consumimos, han transformado sin duda nuestra capacidad de sentir y percibir al otro, en internet y fuera de él. La siguiente es una aproximación artística a esta problemática contemporánea, concebida a modo de experiencia orientada directamente al usuario.

 

Buenos días, o noches, querido usuario. Antes de proceder a la experiencia sensorial, me gustaría presentarme. Soy EXIT Redacción, una aglomeración de personas, pasadas y presentes, que han ido introduciendo sus pensamientos y los de otros en esta página web. Habitualmente, el tono que usamos al escribir los artículos resulta un tanto sereno, periodístico, claro. Por un día queremos liberarnos de la rigidez del lenguaje formal y dirigirnos de tú a tú con los demás usuarios de la página. 

Para una mejor experiencia, te recomiendo coger unos auriculares y buscar un lugar tranquilo, donde tu cuerpo pueda concentrarse agradablemente en la pantalla. Te doy unos segundos para encontrar la esquina más calentita de tu hogar, puesto de trabajo o cualquier otro sitio donde te puedas encontrar ahora mismo. 

Perfecto. Podemos comenzar. A continuación, verás y oirás una serie de obras de arte pensadas para ser percibidas en una pantalla. Te pido que las veas pensando en eso, en cómo transportan su mensaje hacia ti sin la mediación de un espacio expositivo. Solo estáis tú y los enlaces a Vimeo y Soundcloud. Visibiliza esa conexión creada entre tu cuerpo y la pantalla, ¿cómo se transportan los sentimientos de los trabajos audiovisuales a tu mente? Al mismo tiempo, reflexiona sobre esa misma relación cuerpo-pantalla en tu día a día; todas esas interacciones digitales, desde videollamadas a mensajes, emails o comentarios de vídeos de YouTube o fotos de Instagram. 

Empezamos con She, de Caterina Gobbi. Acabas de encender el móvil, y a escribirte mensajes con un ser querido. Pero recuerdas que te has puesto unas uñas postizas permanentes que te impiden expresarte con claridad. Y te lías. Toda la confusión que provocas en la conversación puede acabar en un simple malentendido, pero también en bronca. 

 

 

Sun Park nos vuelve a dirigir la mirada a la pantalla de un móvil, en Now and There, Here and Then. De su teléfono, que refleja una conversación que tiene con su madre. Una en Reino Unido y la otra en Corea, hablan de recuerdos, momentos históricos y las formas en que quedan registrados. Este video disecciona ese espacio incierto que se crea al conectarte con otra parte del mundo, ese no lugar que ambas comparten aunque su ubicación sea casi opuesta geográficamente.

 

 

Pasemos al sonido. Ahora solo podrás escuchar, por lo que es el momento perfecto para que pienses en esa unión cuerpo-pantalla: ¿cómo te afectan los sonidos de esta pieza? ALV Adina elabora un mapa auditivo de su propio cuerpo en Virtual Skin, donde su micrófono digitaliza cada rincón de su piel. Su materialidad ha cruzado el umbral de su cuerpo para convertirse en código, en música. 

 

 

Antes de ver el siguiente video, quiero que proyectes una posible imagen de tu cuerpo digitalizado. Tu materia fluyendo por un espacio intangible, donde no pesa más que unos cuantos bytes, donde puede mutar al aspecto que le plazca.

Cristina Spinelli reformula la fisicidad de su trabajo en Hug. La artista juega con fotografías de sus esculturas, desplazando su dedo desde las imágenes ampliadas, por lo que recoge propiedades que no podrían ser percibidas de una forma habitual. Los pliegues, texturas y brillos forman parte de una materialidad nueva, abierta a la maleabilidad del espacio digital. Pueden confundirse incluso con fragmentos de organismos no humanos, como propone Víctor Sánchez de la Peña en la ilustración de la portada. La nueva materialidad no solo es un modelo digitalizado, es también una invitación a compartir afectos y piel con otros seres y formas de ser. 

 

 

Volvemos a ALV Adina con One Body, el track que reúne los anteriores temas de su EP La Cuerpa, siendo Virtual Skin el inicio de la historia. Concebido como una DJ set, el trabajo es al mismo tiempo una celebración y condena de la corporalidad digital. Todos los pedacitos de la cuerpa son revividos y puestos en conjunto, a modo de diversos fragmentos sonoros, para proponer formas distintas de constituirse como cuerpos en internet. Si los roces de nuestra piel pueden ser sonido, las relaciones personales pueden tomar lugar tranquilamente bajo otros parámetros. 

 

 

Y ahora, antes de cerrar la pestaña o volver a la pantalla de inicio de tu móvil, date unos segundos para pensar. Repasa tus conversaciones e interacciones diarias. Imagina las posibles formas que pueden tomar tus sentimientos, órganos, piel en el espacio digital.