El Pirelli HangarBicocca (Milán) acoge una gran monográfica del polémico artista Maurizio Cattelan. Esta muestra site-specific se expande por tres espacios del museo: en la Piazza se encuentra la obra Breath, donde empieza explorando la fragilidad. En los Navate el artista italiano recupera uno de sus trabajos más famosos para dialogar con el visitante y, por último, en el Cubo, asistimos a una gran instalación para cerrar Breath Ghost Blind. Con aproximaciones muy diferenciadas, Cattelan indaga sobre la realidad humana a través de tres obras muy recientes. Estas mismas dialogan con otras realizadas por el artista a lo largo de los años.

La exposición arranca con una escultura realizada en mármol de Carrara. En ella, se representa a una persona tumbada en el suelo, en posición fetal. Delante de la figura humana, un perro se acuesta en la misma posición. La obra produce cierto extrañamiento, tal vez por el vínculo que se genera entre ellos que no podemos determinar con certeza a primera vista o por la utilización del mármol que para Cattelan tiene un carácter sagrado. Estas dos figuras nos recuerdan a piezas anteriores que nos remiten a situaciones de vulnerabilidad y a la propia muerte.

La muestra continúa con Ghost, que se expande por los rincones del centro. Miles de palomas disecadas observan a los visitantes desde diferentes lugares. Esto ya lo realizó en Tourist, la obra que presentó para el pabellón italiano comisariado por Germano Celant en la 47ª edición de la Bienal de Venecia. Las palomas, con significados dispares (su utilización en las guerras como mensajeras, la iconografía cristiana…) nos increpan desde las alturas la reclamación de su espacio en comunidad, que se oponen a la invidualidad con la que las vemos. Por último, Blind, la gran instalación que llena el Cubo, trata una de las temáticas claves en la obra de Cattelan: la memoria y los sucesos históricos. En ella, se alude directamente a hechos traumáticos que están en la memoria colectiva como es el caso del 11 de septiembre en la ciudad de Nueva York.

(MAURIZIO CATTELAN. Breath Ghosts Blind en Pirelli HangarBicocca, Milán. Hasta el 20 de febrero de 2022)