El CAB (Centro de Arte Caja de Burgos) empieza el otoño con tres nuevas monográficas: El Premio Nacional de Fotografía en 2019, Montserrat Soto; dos proyecciones de Pedro Vaz y la polifacética apuesta de Pedro Paricio. 

Montserrat Soto en CAB

La obra de Montserrat Soto trata sobre el documento, el archivo y la memoria. También sobre el valor significante de la cultura, de la historia del arte, del libro y la literatura. Asimismo, al ganar el Premio Nacional de Fotografía en 2019 se destacó su fuerte compromiso con la ecología y la memoria. 

En el CAB parte de una cita de Henri Lefebvre (“La verdad de los signos y los signos de la verdad”) para crear unas imágenes de gran formato. Su ausencia de color, impresas en blano y negro, reflejan espacios naturales alterados por la introducción de señales de tránsito. El nombre del proyecto, Carretera Al Imperio, revela precisamente este concepto incómodo. El movimiento como agente transformador del espacio y la introducción de códigos y señales que terminan por apoderarse simbólicamente de los lugares que estos ocupan.

Esta muestra se complementa con otra serie llamada Camino Infierno Ciego de 2019. Para ello, la artista nacida en Gumiel de Izán (Burgos) recurrió a imágenes de su entorno local.

A través de otras referencias como la Divina Comedia de Dante o la interpretación de una entrevista a Jorge Luis Borges, emprende un viaje por un mundo conocido. Por ello Soto prescindió de los negros y los rojos y el paisaje cobró un sentido muy distinto a lo que asociamos con el Infierno, guiados por “un ojo ciego buscando ese lugar invisible que habitamos”.

(Montserrat Soto en el CAB, Burgos. Desde 8 de octubre de 2021 al 23 de enero de 2022)

Pedro Vaz 

Pedro Vaz, como es habitual en su obra, explora la relación con la naturaleza en el CAB. Especialmente, a la gran escala a la que tiene que enfrentarse el humano con el mundo que le rodea. 

Con dos grandes proyecciones enfrentadas y al hilo de la creación musical de Hugo Vasco Reis se contraponen, por un lado, secuencias de un solo minuto de duración que se corresponden con el dominio de un acorde emitido por un instrumento de cuerda. En medio del espacio que generan las dos vídeo creaciones Pedro Vaz dispone varias de sus celebradas pinturas surgidas tras la experiencia física en el paisaje.

Son tanto dibujo como escultura, visiones panorámicas, cicloramas suspendidos casi monocromos, de una calculada adición y sustracción de formas. Como sucede con la contemplación de la naturaleza, en la pintura de Vaz la sobrexposición y la eliminación de imágenes que se acumulan en la memoria acaba por determinar un paisaje evocado, construido mentalmente, acaso nunca del todo cierto o quizá por ello más real que el de verdad presenciado.  

(Pedro Vaz en el CAB, Burgos. Desde 8 de octubre de 2021 al 23 de enero de 2022)

Pedro Paricio en CAB 

Acostumbrado a manejar con soltura diferentes medios y técnicas (pintura tradicional al óleo, grabado, dibujo, escultura y literatura) para esta exposición en el CAB Pedro Paricio (Santa Cruz de Tenerife, 1982) emplea el cine y el vídeo antes que como soporte artístico como fuente argumental estética y plástica. 

Con una estructura formal repartida en cuatro estadios, Paricio parte de la frase de Lucien Freud (“toda obra es autobiográfica”) para confeccionar un continuo juego de espejos entres distintas disciplinas y entre la realidad vivida y la realidad figurada.

(Pedro Paricio en el CAB, Burgos. Desde 8 de octubre de 2021 al 23 de enero de 2022)