La primera edición de la Bienal de São Paulo tuvo lugar en 1952. Por aún entonces no existía el edificio de la Bienal que realizará Oscar Niemeyer, ya que se inauguraría en su cuarta edición en 1957. Antes se celebraba en el Museo de Arte Moderno de São Paulo, que era quien lo organizaba hasta 1962, fecha desde la que es la Fundación Bienal de São Paulo la encargada de su realización. Esta Bienal está considerada como la segunda más importante del mundo después de la de Venecia, la más antigua y sin duda la más europea. Pero la Bienal de São Paulo ha sido la puerta de entrada a Latinoamérica y especialmente a Brasil, no solamente de las vanguardias internacionales, sino de un aire lejano que ha ido refrescando mentes y hábitos culturales en el país, sin duda, junto con México, el más contemporáneo artísticamente hablando (cuyas puertas hacia el mundo fueron las de la emigración de Europa tras sus múltiples guerras). Ahora, desde el pasado 4 de julio hasta el mes de diciembre, en el Centro Oscar Niemeyer de Avilés, se puede ver la exposición Vuelta al revés del revés. España en la Bienal de São Paulo, una excepcional muestra de la presencia española en esta Bienal, en este país que, aunque llega hasta casi hoy mismo, tiene su parte más destacada en aquella época en la que la Bienal era, también una competición artística, desde sus inicios hasta la etapa actual en la que ya entramos en un momento marcado por la internacionalidad, sea lo que sea que esto quiere decir.

 

343, Águeda de la Pisa. 1977. Colección Águeda de la Pisa. © Águeda de la Pisa. VEGAP, Avilés, 2022.

 

La excusa que da pie a esta original y poco común exposición es precisamente este arquitecto Premio Príncipe de Asturias, que con su singular estilo enlaza el edificio de la Bienal de São Paulo en la ciudad brasileña y este Centro que es sin duda uno de los mejores ejemplos de la arquitectura de Niemeyer. La celebración del 200 aniversario de la fundación de Brasil podría ser otra excusa, pero lo que realmente importa es que se ha realizado, gracias al esfuerzo del Centro Niemeyer y de la comisaria Genoveva Tusell, y para la que han cedido obra desde el Reina Sofia hasta el museo de São Paulo, incluyendo instituciones, colecciones particulares y decenas de museos, en un total de 36 colecciones involucradas.  Una muestra que reúne una gran parte de las obras galardonadas en las diferentes Bienales realizadas, uniendo a generaciones históricas de artistas españoles, desde Oteiza o Tàpies a Gordillo y Sánchez Castillo, Águeda de la Pisa, Joan Ponç, Rafael Canogar, Darío Villalba y un largo y sorprendente etcétera.  La exposición recorre la dialéctica existente entre arte y poder político en un período histórico en el que España ha pasado por tres momentos bien diferenciados: un régimen dictatorial, un proceso de transición política y un período democrático. Con el paso del tiempo y la llegada del cambio político al país, se pueden analizar también los nuevos criterios para seleccionar la presencia española en la Bienal, con decisiones como la mayor presencia de mujeres artistas.

 

Escena. Personajes a la salida de un concierto de rock. Guillermo Pérez Villalta. 1979. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid. © Guillermo Pérez Villalta. VEGAP, Avilés, 2022

 

En la Bienal de São Paulo han participado cientos de artistas españoles, alrededor de 600. Muchos de ellos representando a España, pero otros representando al país que los acoge en su exilio de España. Artistas españoles que se convierten en brasileños, artistas que salen de una dictadura y acaban inevitablemente en otra. La exposición nos habla de esto, y de cómo el arte burla las censuras, de cómo el poder político utiliza el arte para lavar su cara internacionalmente, y de cómo el arte y los artistas suelen triunfar sobre la manipulación y el engaño de un poder irracional y absurdo.  Se muestran en la exposición las obras que fueron a las bienales, no otras de la época. Ese es, entre otros, el interés de Vuelta al revés del revés. España en la Bienal de São Paulo, con la singularidad de mostrar al público once obras procedentes de Brasil nunca antes vistas en España, dado que, tras ser expuestas en su respectiva edición de la Bienal, permanecieron en distintas colecciones institucionales o privadas, hasta llegar en la actualidad a los fondos artísticos del Museu de Arte Contemporânea da Universidade de São Paulo (MAC USP). Entre ellas se encuentran las siguientes piezas: Asia de Antoni Tàpies, premiada en la edición de 1953; Los revolucionarios, de Rafael Canogar, ganadora en 1971 del Gran Premio Itamaraty; la escultura Expansión espacial por fusión de unidades abiertas, de Jorge Oteiza, ganador del Premio de Escultura en 1957; el aguatinta de Joan Vilacasas (1920 – 2007) Planimetria 108, ganadora del Premio de Grabado en 1961; además de dos dibujos de Joan Ponç y un agua-fuerte y agua-tinta de Yago Pericot tampoco nunca vistos anteriormente en España.

Esta exposición también realiza una reivindicación expresa de aquellos artistas españoles desplazados o exiliados que estuvieron presentes en diversas ediciones de la Bienal, representando no a España, sino a otros países. Entre ellos encontramos nombres como Luis Seoane, Vela Zanetti, Luis Barjola o el propio Pablo Picasso. Junto a estos nombres destacan dos figuras prácticamente desconocidas en España: Isabel Pons y el artista nacido en Oviedo Fernando Odriozola, cuyas obras, provenientes del MAC USP, también se verán en España por primera ocasión.

 

Vistas al interior de la sala. ©Carranza

 

La exposición se estructura en torno a seis secciones que abarcan diferentes momentos temporales y políticos de la historia de nuestro país. La muestra se abre con “Éxodo y exilio”, mostrando los trabajos de artistas que se establecieron definitivamente en países como el propio Brasil (caso de Isabel Pons y Fernando Odriozola), Francia (como Picasso y Antoni Clavé) o los Estados Unidos (caso de Francisco Bores o Esteban Vicente). “Los primeros éxitos en los años 50” da continuidad al discurso comisarial con las obras de premiados como Rafael Canogar, Martin Chirino, Antoni Tàpies, Ángel Ferrant, Eusebio Sempere… “La Bienal en crisis: los 60” introduce la gran sección “Premiados en la Bienal de São Paulo”. Con “Los 70: arte comprometido y nuevos medios de expresión” y “Las bienales de la democracia” se alcanzan las épocas más recientes de la historia de España (dentro de este discurso artístico) a través de su participación en la Bienal paulista y a través de las obras de autores como Luis Barjola, Aurelia Muñoz, Joan Ponç, Guillermo Pérez Villalta, Águeda de la Pisa o Joan Brossa, entre otros muchos.

Después la muestra viajará a Brasil, donde se podrá ver en São Paulo en el Museo de Arte Moderno de São Paulo en 2023.

 

(Vuelta al revés del revés. España en la Bienal de São Paulo, Centro Niemeyer, Avilés. Hasta el 30 de diciembre de 2022).