Hasta el 30 de junio se celebra en Barbastro el festival de fotografía BFOTO, que poco a poco ha consolidado su compromiso con los profesionales emergentes. Este año, celebra su quinta edición con la mirada puesta en lo rural, temática que recorrerá el programa organizado por AFIB a lo largo del mes y que se agrupará en un total de 13 exposiciones. Más de 80 fotógrafos emergentes que muestran su trabajo, no sólo en Barbastro sino también en Huesca y Zaragoza, donde se acogen algunas de las exposiciones del programa oficial, como por ejemplo En mi mente nunca hay silencio del fotógrafo Diego Moreno. Este fue seleccionado en la anterior convocatoria Emergentes y que documenta la tradición de los panzudos mercedarios. Estas figuras representan los pecados: cuanto mayor se la culpa a expiar, mayor es la indumentaria con la que se visten; y ejercen de guardianes del barrio de la Merced en San Cristóbal de las Casas. La mayoría de las exposiciones cuestionará la visión estereotipada de lo rural y ofrecerá nuevas miradas de fotógrafos como Ricardo Cases, Carlos Traspaderne, Katerina Buil, Diego Aldasoro o Antonio Lachós.

Desde que inició su andadura, el Festival BFOTO ha apostado por la formación y por la fotografía emergente, dando cabida a autores que poseen un trabajo con una gran calidad pero que todavía no han tenido la oportunidad de mostrarlo o de encontrar los cauces correctos para su distribución. Un claro ejemplo de ello es el nivel de participación que ha obtenido la convocatoria Emergentes, a la que este año se han presentado 107 proyectos, con la participación de fotógrafos de 14 nacionalidades diferentes. Además de las exposiciones programadas, también tendrán lugar sesiones formativas, visionados profesionales, actividades, conferencias, etc.

(Festival BFoto, Barbastro (Huesca). Desde el 1 hasta el 30 de junio de 2018)