El CGAC, en Santiago de Compostela, acoge hasta el 7 de octubre la exposición Forma, acción de Nicolás Combarro (A Coruña, 1979), artista cuyo medio de trabajo es la fotografía. En su obra, centrada en la arquitectura y en la idea de construcción, conviven, retroalimentándose, la práctica de la documentación y la intervención, entendida esta última como acción en el espacio y en el paisaje. Así mismo, su trabajo como profesor o comisario de exposiciones, con un fotógrafo como Alberto García-Alix y un pintor como Miguel Ángel Campano, le ha permitido desarrollar un rigor y una versatilidad plástica determinantes para su mirada.

En un texto reciente, Combarro confirma esta vinculación de su obra con el espacio y la arquitectura: “Desde el primer gesto de modificación del paisaje estamos acometiendo una forma de construcción. Así pues, todos tenemos la capacidad de edificar y, por lo tanto, todos somos constructores. Mi trabajo se alimenta de esa voluntad o necesidad de construir, de manera espontánea, donde se da vehículo a nuestras influencias, gustos, necesidades, que son plasmados en la arquitectura”. Su exposición en el CGAC, comisariada por Santiago Olmo, reúne algunas de sus series más recientes, Arquitectura oculta, Bangkok y Arquitectura espontánea, esta última resultado de un uso calibrado del propio archivo y de observaciones sistemáticas sobre edificaciones sin autor o populares. Además la exposición incluye una reinterpretación del espacio concebido por el arquitecto portugués Álvaro Siza Vieira mediante fotografías de proyecciones que se integran en su serie Desvelar, desplazar.

(Forma, acción de Nicolás Combarro en el CGAC, Santiago de Compostela. Hasta el 7 de octubre)