«Todos somos contingentes, pero tú eras necesario». Entre los cientos de mensajes de cariño, este fue el más difundido en las redes después de que España conociera la noticia que marcaría la tarde de este martes: el fallecimiento del director de cine José Luis Cuerda (Albacete, 1947). El autor manchego murió a los 72 años en el Hospital de la Princesa de Madrid tras sufrir una embolia cerebral.

El surrealismo y el humor absurdo del cineasta convirtieron sus obras en clásicos del cine español con títulos como Amanece que no es poco, la historia de un profesor de la universidad de Oklahoma que regresa a España para disfrutar un año sabático en un pueblo donde brotan hombres de la tierra, alaban la obra de Faulker y organizan elecciones «a puta» o «a monja». Las cintas Los girasoles ciegos, El bosque animado o La lengua de las mariposas también evidenciaron la capacidad artística del director de cine. Tras casi 40 años dedicándose al séptimo arte, el director realizó Tiempo después, su última película.

Entre los homenajes que circulan desde ayer por Internet, destaca el artículo que Alejandro Amenábar publicó en El Mundo sobre el que fue su mentor y productor en Tesis: «Nunca fue un hombre de repartir consejos, pero alguno me dio y sé lo útiles que me han sido en la vida. Porque José Luis era eso, un maestro de vida, de ironía, de talento natural, de gracia manchega que salía disparada en todas direcciones».

Además, con motivo de la exposición Humor absurdo: una constelación del disparate en España (un recorrido que aúna las nuevas prácticas humorísticas absurdas en España desde Goya hasta Joaquín Reyes), el CA2M proyectará Total, una parodia de la vida de los habitantes de un pueblo llamado Londres en el supuesto año 2598, tres días después del fin del mundo. Tras la proyección del film, Mery Cuesta, Miguel Rellán y Luis Parés debatirán en torno a la película.