El museo Guggenheim Bilbao abre a finales de semana la primera retrospectiva de la artista Alice Neel (1900–1984) en España. La monográfica abarca pinturas, dibujos y acuarelas de toda su trayectoria. Además, se conforma a través de algunos de los ejes temáticos más interesantes de Neel. Por un lado, muestra el compromiso político de la artista que plasmó algunas de las manifestaciones en contra del racismo y el fascismo, así como, las consecuencias humanas de la Gran Depresión (1929). Por otro lado, la exposición abarca los retratos realizados en el barrio neoyorquino de Spanish Harlem en el que se pone a la vista la diversidad étnica y cultural de la zona y la pluralidad de organizaciones políticas, intérpretes, artistas queer y otros personajes ligados a la contracultura. Cabe destacar su obra Georgie Arce No. 2 (1955), en el que pinta a un amigo suyo de la infancia, Arce, y que fue motivo de muchos de sus cuadros. 

La representación del cuerpo fue otro de los focos de Neel. No obstante, la sexualidad y el desnudo la expresó en formas no convencionales mediante el desnudo masculino y la maternidad. En este último caso, Neel se contrapone a las formas tradicionales de simbolizar la maternidad y abandona la dulzura y la idealización. Neel plasma la maternidad desde diferentes etapas, incluso después del parto, mostrando con sinceridad el momento. Esta franqueza, la acompaña a lo largo de sus obras, representando el cuerpo de forma realista, con sus defectos. En 1930, realiza un desnudo de la pintora Ethel Ashton en el que la crudeza con la que aparece revela una gran complejidad psicológica. Su autorretrato de 1980 presenta la misma línea, plasmando su cuerpo anciano, una imagen muy poco habitual en el imaginario popular. Alice Neel: las personas primero también incluirá una sección de paisajes urbanos de la ciudad de Nueva York, como su cuadro dedicado al mítico parque Central Park (1959) en el que la vegetación se funde con las edificaciones de su entorno. Igualmente, la muestra se completa con algunas de sus naturalezas muertas en las que se mezcla cierta abstracción con un particular sentido del humor. Ejemplo clave de esto es su obra Acción de Gracias (Thanksgiving, 1965) que la artista “responde al arte pop” a través de un pavo decapitado, un bote de Ajax, esponjas y platos sucios en un fregadero. La exposición podrá visitarse hasta el 6 de febrero de 2022. 

(Alice Neel: las personas primero en Guggenheim Bilbao. Desde el 17 de septiembre 2021 al 6 de febrero de 2022)