FOAM acoge hasta el 6 de diciembre la exposición I Know How Furiously Your Heart Is Beating del fotógrafo Alec Soth. El título de la exposición se corresponde a un fragmento del poema La habitación gris de Wallace Stevens, ya que a menudo el trabajo fotográfico de Soth ha sido comparado con ejercicios poéticas. Sus series carecen de una narrativa lineal clara y a través de la omisión y la sugerencia se deja espacio a la imaginación. Tal y como sucede en el poema citado, en los retratos y las naturalezas muertas de Soth se sugiere una vida interior tan rica como inalcanzable. El que se muestra ahora en Ámsterdam es el proyecto más reciente y se trata del resultado de la búsqueda personal y el periodo de introspección que ha vivido el fotógrafo desde 2015. Soth ralentizó su proceso de trabajo y giró la lente hacia dentro. Esta nueva serie consiste en retratos de personas notables en su hábitat, y bodegones de sus pertenencias personales.

El punto de partida para este trabajo fue el retrato que realizó en 2017 a la coreógrafa Anna Halprin, de 97 años, en su casa de California. A raíz de este encuentro, Soth dejó de centrarse en la comunidad o la demografía y se concentró en los individuos y su entorno privado. En un intento de acercarse a sus sujetos, Soth trabajó en las casas de los canguros con una cámara lenta de gran formato, utilizando casi exclusivamente la luz natural. Esta laboriosa aproximación a la fotografía requiere mucho tiempo y exige que el sujeto permanezca quieto en presencia del fotógrafo durante largos períodos. Además de pasar el tiempo, Soth usaba el espacio como otra forma de superar (o enfatizar) la distancia que inevitablemente existe entre el fotógrafo y el fotografiado. Mientras que las ventanas y puertas crean una sensación de desapego en las fotografías, simultáneamente marcan un punto de entrada desde el mundo exterior al interior.

(I Know How Furiously Your Heart Is Beating en FOAM, Ámsterdam. Desde el 11 de septiembre hasta el 6 de diciembre de 2020)