El museo Serralves (Oporto, Portugal) abre una muestra dedicada al artista Ai Weiwei dedicada a la preocupación por el medio ambiente. En concreto, la deforestación de la Mata Atlántica brasileña, una formación vegetal neotropical que abarca un porcentaje alto de la vegetación de Brasil. La muestra se expande tanto por dentro del museo como por sus jardines. En el Parque Serralves se encontrará un impresionante árbol de 32 metros de altura realizado en hierro. Esta obra recrea la variedad del Pequi, procedente de Brasil y actualmente en peligro de extinción. La majestuosa obra nos hace irremediablemente reflexionar sobre las consecuencias de las acciones que realizamos en detrimento del planeta. 

La muestra titulada Pequi Vinagreiro, raízes e figuras humanas (árbol pequi, raíces y figuras humanas) explora no sólo la vegetación local de Brasil, sino también su relación con lo humano. Sus obras, Roots, reproducen al árbol Pequi a través de una obra de hierro fundido cubierto de una pátina de óxido anaranjado. Otras, exploran la sexualidad como en Dos figuras o el cuerpo o la cultura en Mutuofagia, una fotografía en la que yace el artista en un banquete de frutas tropicales. A su lado, un niño junto a él observa a la cámara con cierto gesto de desconfianza. Esta exposición junto a otras muchas realizadas tanto en el mismo Portugal como la cercana monográfica Rupture en Lisboa o la obra Descending Light, obra insigne en la reciente inauguración del Museo Helga de Alvear, manifiestan el interés creciente de un artista que ya llevaba años consolidado en el panorama artístico internacional. 

(Pequi Vinagreiro, raízes e figuras humanas en Serralves, Oporto. Desde el 23 de julio al 9 de julio de 2022)