El Tel Aviv Museum of Art inauguró este martes, 10 de marzo, una exposición dedicada a la obra de uno de los artistas vivos más influyentes y controvertidos del mundo, el estadounidense Jeff Koons. La exposición, Absolute Value, presenta una selección de trabajos a gran escala de diferentes periodos de la carrera de Koons, desde la década de los 80 hasta el presente. Las piezas seleccionadas forman parte de las series más conocidas del artista, obras que abarcan un espectro diverso de medios y técnicas.

Al comienzo de su carrera, Koons actuó dentro de la tradición iniciada por Marcel Duchamp, presentando objetos confeccionados, como aspiradoras o pelotas de baloncesto, en vitrinas iluminadas. Elevó los productos comerciales y domésticos a un nivel superior. El artista desarrolló aún más su práctica al inflar objetos simples, convirtiéndolos en piezas de grandes dimensiones de acero inoxidable, mármol u otros materiales. También produjo, con un perfeccionismo extremo y dándoles un aura casi religiosa, esculturas de celebridades como Michael Jackson o Lady Gaga además de dibujos animados como Popeye o Hulk.

El uso del término «valor absoluto» en el título de la exposición plantea la cuestión del valor como una noción fundamental en el arte de Koons, y destaca la controversia sobre la atribución del valor (o falta de ella) a los objetos artísticos. Recupera la pregunta de «¿es arte?» que nació a partir de la Fuente de Duchamp, el urinario que el francés presentó en 1917. Koons, además, fusiona el valor simbólico y económico para crear un campo en el que uno no pueda distinguirlos. Por lo tanto, el título postula al propio Koons como un axioma del arte contemporáneo: un artista controvertido, que también es un fenómeno que no se puede descartar, un genio y un símbolo de una época.

(Absolute Value, en Tel Aviv Museum of Art. Del 10 de marzo hasta el 10 de octubre de 2020)