Hasta el 25 de noviembre se puede visitar en el Whitney Museum la exposición A survey in light dedicada a Mary Corse. Se trata de la primera muestra dedicada en el museo a esta artista, una de las pocas mujeres asociadas al movimiento Light and Space, que surgió en los años 60 aunque su papel en dicho movimiento haya sido reconocido hace relativamente poco tiempo. Mary Corse es conocida por experimentar con superficies radiantes en pintura minimalista y por incorporar materiales que reflejan la luz (como microesferas de vidrio) en sus obras. Corse compartió con sus contemporáneos y compañeros de movimiento la fascinación por la percepción de que la luz pudiera servir como tema –y al mismo tiempo material– de arte.

La cuestión de la luz a través de la pintura siempre fue el principal tema a abordar de Corse, mientras que algunos de sus coetáneos emigraron de la pintura a proyectos escultóricos. La muestra que acoge el Whitney destaca momentos de experimentación de la artista en los que interactúa con la pintura modernista, experimentando con el monocromo, con obras tridimensionales e, incluso, con trabajos que incluían bombillas fluorescentes en cajas de plexiglás. La exposición incluye, además, sus primeros lienzos en forma, esculturas independientes y, por supuesto, sus Pinturas de luz blanca, en las que mezclaba perlas reflectantes (que sirven para iluminar letreros de autopistas) y pintura acrílica blanca. Debido a su capacidad de transformación, estas obras reflejan el interés de Corse en la naturaleza personal y subjetiva de la percepción. Esta exposición es una buena oportunidad para conocer de manera amplia el trabajo que ha venido realizando la artista hasta nuestros días.

(A survey light en Whitney Museum, Nueva York. Desde el 8 de junio hasta el 25 de noviembre de 2018)