En julio de 1994 Ruanda quedó vacía, devastada: miles y miles de personas perdieron su vida en uno de los episodios más violentos de la historia. Alfredo Jaar, perplejo por la pasividad de los medios de comunicación e instituciones internacionales frente al genocidio, decidió actuar. En agosto de ese mismo año, el artista aterrizó en el país africano con su pequeña cámara canon. Comenzó a retratar el horror ruandés.  

Jaar permaneció seis años analizando e investigando la masacre. Como resultado, el Premio Nacional de Artes Plásticas de Chile presentó The Rwanda Project, 1994-2000, una serie que ya ha recorrido distintos países y que ahora marca su debut en el Reino Unido: la Goodman Gallery de Londres exhibe hasta el 11 de enero 25 años después, una exposición que acoge la esencia de este proyecto. 

Mediante siete instalaciones, la muestra rinde homenaje a las víctimas del genocidio que terminó con, aproximadamente, un millón de vidas. Una de las piezas más simbólicas es The Silence of Nduwayezu (1997): hasta un millón de diapositivas reproducen la mirada de un niño tutsi de cinco años que vio cómo asesinaban a sus padres, un hecho que provocó que el pequeño enmudeciese durante cuatro semanas. El recorrido incluye también su obra más reciente, And Yet (2019), inspirada en un poema de la poetisa ucraniana Anna Akhmatova, o Six seconds (2000), una de las obras que culminó su proyecto sobre Ruanda.

A lo largo de su trayectoria profesional, Alfredo Jaar (Santiago de Chile, 1956) se ha ocupado de cuestiones relacionadas con la justicia social. Ha estado trabajando a la vanguardia del pensamiento contemporáneo sobre las violaciones de los derechos humanos, la migración y los disturbios políticos y sociales durante más de 30 años. Jaar ha realizado más de 60 intervenciones públicas en todo el mundo y ha participado en las Bienales de Venecia, Sao Paulo y Documenta. Su trabajo se puede encontrar en colecciones del MoMa de Nueva York, de la Tate de Londres o del Pompidou de París, entre otros. 

(25 años después, en Goodman Gallery, Londres. Del 14 de noviembre al 11 de enero de 2020)