Hace apenas unos meses se conocía la sede en la que tendrá lugar Manifesta 10: el Museo Hermitage de San Petersburgo, un emplazamiento institucional e histórico que sorprendió al no ser un lugar de “conflicto” o de periferia cultural como los elegidos en años anteriores por la Bienal Europea de Arte Contemporáneo.

Pero ahora, la sorpresa es aún mayor tras el anuncio de que la sede de Manifesta 11, que tendrá lugar en un lejano 2016, será Zúrich. Con la intención de mantener el espíritu heterogéneo de esta Bienal, y con el afán de aprovechar las infraestructuras y los medios de la ciudad Suiza la organización de este evento ha expresado su plena consciencia sobre este giro de tuerca en la elección de sus emplazamientos que no son sino una nueva etapa y un nuevo rumbo para Manifesta.