La Fundación Mapfre de Madrid inaugura en la Sala Recoletos una exposición dedicada a Ignacio Zuloaga que podrá verse hasta el 7 de enero de 2018. Una muestra, comisariada por Leyre Bozal Chamorro y Pablo Jiménez Burillo, que pretende homenajear a este pintor que, desde muy pequeño, estuvo ligado e interesado por el arte, desde que en 1885 –tan solo con 15 años– comenzara a realizar copias de las pinturas de los maestros que visitaba en el Museo del Prado cuando viajaba a Madrid. Apenas unos años después, y tras una serie de decepciones, decide poner rumbo a París, capital del arte moderno en aquella época, algo que marcaría para siempre su vida y su producción artística. Precisamente, a esta etapa hace referencia el título de la exposición: Zuloaga en el París de la Belle-Époque (1889-1914).

Con la exposición dedicada al pintor vasco se pretende ofrecer una nueva visión de su obra, que se desarrolla en su mayoría en el París del cambio de siglo, entre 1889 y 1914, y que muestra una sintonía temática y formal con el mundo moderno. Aunque a Zuloaga se le ha relacionado con la España Negra, él siempre tuvo un gran empeño en ser un pintor francés y antes de exponer en nuestro país lo hizo en Rusia, en París o en Estados Unidos. Por lo tanto, la muestra que acoge en torno a 90 obras se centrará en la faceta del artista que no es sólo un pintor que realizara “españoladas”. Zuloaga estuvo en su época muy ligado a críticos como Charles Morice o Arsène Alexandre, poetas como Rainer Maria Rilke y a artistas como Émile Bernard o Rodin, algo en lo que también hará hincapié la exposición. Además, se presentará cómo la producción artística del vasco combina un gran sentido de la tradición con una visión plenamente moderna, muy ligada al simbolismo y a la Belle Époque; una producción que tuvo su esplendor en París hasta 1914.

Esta muestra incluye más de 90 obras del propio Zuloaga y de artistas como Picasso, Touluse-Lautrec, Boldini, Jacques-Émile Blanche, Rodin o Bernard, presentándolas en diálogo y relacionándolas con Zuloaga y la influencia de París en su trabajo. La exposición está dividida en varias secciones: Ignacio Zuloaga: sus primeros años; El París de Zuloaga; Zuloaga y sus grandes amigos: Emile Bernard y Auguste Rodin; Zuloaga retratista; La mirada a España, y por último Vuelta a las raíces. Por lo tanto, es una distribución completamente cronológica a lo largo de estos años de carrera.

(Zuloaga en el París de la Belle-Époque en Fundación Mapfre, Madrid. Desde el 28 de septiembre hasta el 7 de enero de 2017)