El pasado miércoles 10 de abril abrió sus puertas la feria de México DF, Zona Maco. Una feria que contra todo pronóstico y a pesar de las dificultades de todo tipo con las que ha tenido que vérselas año tras año (desde una gripe aviar hasta la realización de la feria en un edificio en obras, y el cambio de sede) se ha consolidado como uno de los encuentros internacionales más fuertes, al que todos los galeristas quieren asistir.


En estos diez años, la feria dirigida y guiada por Zélika García (su creadora y propietaria, ya que estamos ante una feria privada) y Pablo del Val, que aporta la experiencia y el conocimiento del sector, ha sabido atraer a galerías de todo el mundo, pero no solamente esto, sino que ha convertido el DF en el punto de encuentro de artistas, coleccionistas y curadores no solo de todo latinoamérica, sino de los Estados Unidos y Europa. Con un perfil característico, que le aleja de Miami Basel -de la que ya es directa competencia en el mercado latinoamericano– y un ambiente mucho más agradable de lo habitual en este tipo de eventos marcados por la agresividad y la ansiedad de un mercado siempre en estado de duda.


El DF, con su energía brutal, define el estilo de una feria que se convierte en el epicentro de una semana llena de actividades, con inauguraciones, por ejemplo de Jan Hendrix, Gabriel Orozco, o José Pedro Croft en algunas de las galerías de la ciudad, infinidad de actividades en galerías, museos, espacios públicos, lugares coyunturales, y un movimiento que si bien es habitual en el DF esta semana se alía para dar una cobertura a Zona Maco que sin duda la feria y su equipo saben valorar y agradecer.


La presencia en la feria durante todos estos años, en los que hemos estado presentes sin faltar ni un solo año, nos ha mostrado la evolución no sólo del mercado sino del público y los gustos y tendencias de compra, y este año es sin duda la prueba de fuego de una feria que se sitúa en los márgenes de las crisis económicas, en una tierra de nadie para el mercado internacional.


Se podría decir que MACO se ha convertido en la segunda feria de arte de España después de ARCO, cada vez más menguante. Este año participan catorce (Luis Adelantado, Bacelos, Inés Barrenechea, La Caja Negra, Carreras Múgica, Espacio Mínimo, Pro gallery, Travesía Cuatro, Max Estrella, Formato Cómodo, Cayón, Àngels Barcelona, Elba Benítez, Nogueras Blanchard y las revistas del grupo Proyectos Utópicos con EXIT La Librería), si bien es cierto que a lo largo de estos diez años ha sido constante el ir y venir de galerías que no han vuelto, aunque hayan vendido todo en la feria. Y es que México no es un país fácil para el que pretende aplicar las normas de cualquier otro lugar.


Este año es el último que se celebra Zona Maco en el mes de abril, cambiando ya una de las pocas cosas que le quedaban por cambiar. A partir de 2014 se celebrará en el mes de febrero, coincidiendo prácticamente con las fechas tradicionales de ARCO, algo que sin duda obligará a muchas galerías españoles a elegir o desdoblarse. Más difícil será saber cuál será la elección de los coleccionistas. Los resultados de este décimo Zona Maco serán una parte de la respuesta.


Imagen: Vista general de la feria Zona Maco durante una edición pasada.