Nacida en el seno de una más que acomodada familia japonesa, Yoko Ono se dió a conocer en el mundo del arte gracias a susacciones y performances fluxus como la famosa Cutting Piece. Sin embargo fue su relación con John Lennon, su marido desde 1969, la que le dió la fama (más mala, que buena) mundial. Treinta años después del fallecimiento de Lennon, Yoko Ono sigue activa y ahora parece que finalmente se reconoce su trabajo de forma autónoma. Recibió el premio Oscar Kokoschka 2012 y el León de Oro en la Bienal de Venecia de 2009. Para celebrar su cumpleaños y conmemorar su trayectoria el Schirn Kunsthalle Frankfurt acoge estos días una monográfica en su honor.