Aunque vaya de arte, utilizamos un titular de cine para abrir esta noticia que trata sobre los premios al Reconocimiento Artístico y la gala que se ha organizado para entregarlos que tiene un poco de la de los Óscar y otro poco de la de su versión patria, los Goya. El comisario catalán Valentín Roma, que iba a ser premiado mañana viernes por su exposición Contra Tàpies celebrada en la Fundació Tàpies de Barcelona, ha rechazado el premio, antes incluso de recibirlo, mediante una carta en la que explica sus motivos. Seguramente no es el momento de celebrar una gala así. Considerando que las necesidades de los profesionales del arte en el estado español no están siendo atendidas y de la situación de la cultura hoy, una gala que utiliza el espectáculo como base para conseguir la visibilidad de un sector que está siendo atacado constantemente, no parece ser la mejor opción.