Hasta el 29 de enero se puede visitar en La Casa Encendida de Madrid la exposición resultante de las obras y los fotógrafos seleccionados en este premio de fotografía humanitaria. El autor ganador de esta edición fue el italiano Alessandro Grassani por la serie de fotos tomadas en 2011 en Mongolia, trabajos en los que evidencia el impacto del cambio climático que somete a la población de ciertas áreas a temperaturas de cincuenta grados bajo cero. Una serie que forma parte de un proyecto mayor destinado al estudio de las migraciones medioambientales una situación que, por desgracia, cada vez es más frecuente. En cuanto a los finalistas del premio fueron Luca Catalano y Gabriel Pecot, con fotografías de los refugiados somalíes en el campo de Dadaab y de los exiliados que buscan refugio en Grecia respectivamente. También se pueden ver las fotografías de los seleccionados Marco Gualazzini, Paolo Pellegrin y Vicenzo Floramo.
Un total de treinta fotografías de las más de trescientas que se presentaron a este certamen organizado anualmente por Médicos del Mundo en memoria del fotógrafo Luis Valtueña y de los cooperantes Flors Sirera, Manuel Madrazo y Mercedes Navarro que murieron mientras colaboraban con esta organización.