Últimamente, no dejamos de ser testigos de cómo dos palabras se han unido progresivamente hasta darse la mano y, prácticamente, ser indispensables la una de la otra. Frontera y exilio. El confín de un estado y el permanecer lejos del lugar natural, la expatriación, el confinamiento. Precisamente, tanto de fronteras como de exilio conoce mucho el fotógrafo cordobés Rafael Alcaide, que ha relatado acompañado de su cámara el mayor exilio del siglo XXI, el de la población que huye de los conflictos que se están sufriendo en Oriente Medio. Alcaide dedicó el año 2015 a acompañar a refugiados procedentes de Siria, Afganistán e Irak desde la frontera serbo-húngara pasando por Croacia y Eslovenia. Con su objetivo capturó los momentos de angustia, dramáticos, los comportamientos agresivos de parte de los antidisturbios de Hungría o Eslovenia con los que los civiles tenían que lidiar en cada llegada a los puestos fronterizos. Ahora, muestra su proyecto, Fronteras, en el marco de la XV Bienal de Fotografía de Córdoba y se expone tanto en el Bulevar del Gran Capitán como en autobuses del transporte público hasta el 21 de mayo. Este montaje asegura un uso público de estas imágenes, asaltando el espacio urbano de la ciudad, el espacio que no pueden disfrutar los protagonistas del reportaje. Alcaide pretende que se conozca la cara B de Europa, en contraposición a la Europa libre y segura que en todos los discursos se pretende mostrar. Discursos que se desmoronan cuando se mira hacia Opatovac, el campo militar de refugiados más grande y que se encuentra entre Tovarnik (Croacia) y Sid (Serbia).

Precisamente, esta nueva edición de la Bienal de Fotografía de Córdoba, que comenzó el pasado 23 de marzo y terminará el 21 de mayo, se centra en imágenes de guerra y zonas de conflicto. A través de 14 exposiciones –en Sección Oficial y Sección Paralela– se puede recorrer tanto la historia reciente y los conflictos armados como la propia historia de la fotografía. La maleta mexicana de Robert Capa, Gerda Taro y Chim ofrece por primera vez la oportunidad de contemplar las imágenes que proceden de los negativos de la Guerra Civil Española. En 2007 se recuperaron 4.500 negativos capturados por Capa, Taro y Chim, y en la Sala de exposiciones Vimcorsa se pueden ver parte de estas imágenes que, durante muchos años, se consideraron desaparecidas. Quizás, esta muestra sea uno de los grandes atractivos dentro de la Sección Oficial de la bienal; no obstante, también se acogen exposiciones individuales de Susan Meiselas, Carole Alfarah, el ya mencionado Rafael Alcaide, parte de la colección Michael Zapke y también de la colección Juan Manuel Fernández Delgado.

Por su parte, en la Sección Paralela se acogen otras ocho exhibiciones, resultado de una selección de convocatoria a la que optaron 113 proyectos. Finalmente, tras la criba, se eligieron a ocho fotógrafos cuyas exposiciones podrán verse –en su mayoría– hasta el 19 de mayo. Carlos Duarte presenta Lo humano & lo divino; Manuel Jesús Pineda muestra sus Ausencias en la Galería Ignacio Barceló; el público también podrá ver en diferentes centros e instituciones de la ciudad Sputtering de Jorge Isla; Miradas de una ciudad de Jesús Chacón; 12 horas en el Louvre de Katy Gómez Catalina; Obras agónicas y otras patologías. Memento Mori de Ausín Sáinz; 365 días de María María Acha-Kutscher; y, por último, Refugio de Alana Chnana. Este último proyecto se ha centrado también en la crisis de Siria, sobre todo en la infancia y los efectos de la guerra que han marcado una generación.

Y como ya es habitual,  en la Bienal de Fotografía de Córdoba se han organizado actividades complementarias y mesas redondas. Los tres talleres que se impartirán serán: Polaroid, la fotografía instantánea, con Pasquale Caprile, el 6 de mayo; Minutos olvidados. La Cámara itinerante de la mano de Manuel Torres, Begoña Rosa y Diego Cabello, y que se desarrollarán el 7 y 14 de mayo; y Escuela de Fotografía. Photoshop esencial, divido en tres bloques, el primero con José Antonio Grueso el27 abril, el segundo con Fernando Sendra el 28 abril y, el 29 de abril finaliza con Gabriel Brau. En cuanto al ciclo de conferencias que tendrán lugar este mes y en mayo se encuentran: Fotografía y ceguera. La Paradoja Posible, de Ángela Sairaf el 21 abril; Fotógrafo Juan José Serrano Gómez, la saga de los Serrano, de Juan Manuel Serrano Becerra el 12 mayo; y el 13 de mayo, El viaje del siglo XXI, Fotografía y Smartphone, con la presencia de Francisco Javier Fernández Bordonada. Asimismo, se ha organizado un ciclo de películas bajo el título Cine en conflicto y proyectará filmes como The Spanish Earth, de Joris Ivens o España 1936, de Jean-Paul Le Chanoisel, los días 19 y 21 abril; The Fog of War: Eleven Lessons from the Life of Robert S. McNamara, de Errol Morris el 26 abril; dos días después se podrá ver Cartas desde Vietnam, de Bill Couturie; o La Imagen perdida de Rithy Panh el 10 de mayo, entre muchos otros títulos.

Por último, y como ya se hizo en la anterior edición, tendrá lugar el Rally Fotográfico. Un concurso de fotografía que se celebrará el 23 de abril en el que los participantes presentarán fotografías de tema libre que hayan sido realizadas en un límite espacial y temporal dados por la organización.

(XV Bienal de Fotografía de Córdoba, en Córdoba, España. Desde el 23 de marzo hasta el 21 de mayo de 2017)