Cada año, desde 1999, la Fondation d’entreprise Ricard ha apostado por los artistas emergentes de la escena francesa y celebra una muestra de la que sale el ganador del premio de la fundación.
La muestra de este año Évocateur, comisariada por Elena Filipovic, permanecerá abierta al público hasta el 17 de noviembre y el galardón de esta edición, otorgado por un jurado compuesto por críticos de arte y coleccionistas, ha recaído en la artista Katinka Bock (Frankfurt, 1976).
Se ha hecho con el primer premio gracias a una escultura con la que reflexiona sobre la memoria y en la que combina el uso de elementos artesanales populares. Esta pieza, en la que el proceso artístico es fundamental, será adquirida por el Centre Georges Pompidou para pasar a formar parte de su colección permanente.

Imagen: Vista de la instalación de Katinka Bock en la Fondation d’entreprise Ricard.