Una de las cualidades esenciales del arte visual es el hecho de prolongar su existencia pues, una de las responsabilidades que ejerce sobre nosotros no es otra que la de ser salvaguardada. De esta manera se crean lugares para proteger el arte. Desde cámaras acorazadas hasta entidades museísticas que se encargan de la protección de este patrimonio. Además, el arte posee otra cualidad, la de ser exhibido. Puede que esta segunda cualidad implique a la primera, de tal manera que necesitemos que el arte perdure para ser disfrutado por las generaciones venideras. El arte actual no se preocupa menos por estas cualidades pero, además, se impregnan de una característica social innata en el ser humano. Es ahí donde se encuentra el sentido y pilar fundamental de la XIII Bienal de Cuenca, en reflejar las debilidades y las locuras de la existencia humana vinculadas a la fugacidad. La dualidad de la existencia humana, ínfima comparada con el cosmos, pero la aparente necesidad de ser recordados tras la muerte ante la idea de impermancia, de cambio y transitoriedad.

Artistas invitados a la bienal

Artistas invitados

IMPERMANENCIA, La mutación del arte en una sociedad materialista es el título que recibe la XIII Bienal de Cuenca. Este año reunirá a mas de 50 artistas procedentes de 27 países diferentes y contará con 20 sedes para su organización. Entre la programación destaca la entrega de tres premios, el Premio Julián Matadero, el Premio El Guaraguao y el Premio Piedra de Sal. La inauguración tendrá lugar el viernes 25 en el Museo Pumapungo, que contará con distintas actuaciones musicales. Otro de los proyectos notables de la bienal es IN-SITU, arte en el espacio público. Desarrollado por el Fondo de Iniciativas Comunes de la UNASUR, nace para apoyar las obras de doce artistas de diferentes países. Este programa contará con la presentación de la performance El ciclo de la vida, de Francisca Benítez, una pieza colectiva creada a partir de un taller impartido por la artista durante el mes de octubre. También se presentará la instalación interactiva Corre para escuchar de Leandro Erlich, quién representó a Argentina en 2001 en la Bienal de Venecia. Esta pieza esta formada por 63 varillas tubulares que, hincadas en un parque, forman una especie de teclado. Otra de las piezas que conforman este proyecto es Chorreras, un molino de agua instalado en el Parque Paraíso del artista Miler Lagos.

Dan Cameron y Cristián G. Gallegos, curadores de la bienal

Los comisarios de esta edición de la Bienal de Cuenca han sido Dan Cameron, curador jefe del Orange County Museum y creador de la Bienal Proyect de New Orleans, que se ha encargado de la parte artística del proyecto. Junto a él, Cristián G. Gallegos, encargado de la curaduria pedagógica, es coordinador de la unidad de educación del MAC. Entre los artistas que participan en la bienal está el español Ignasi Aballí, que este año expuso en el Museo Reina Sofía (Sin principio/sin final) la Fundación Joan Miró (Secuencia Infinita). La Bienal de Cuenca contará no solo con las distintas exposiciones repartidas por la ciudad a través de las diversas sedes, sino que se impartirán variados cursos, charlas, conferencias, mesas redondas y un programa educativo amplio en el que destaca el curso de formación de mediadores que se asegura que el arte inunde la ciudad durante los próximos meses.

(Bienal de Cuenca, Ecuador. Desde el 25 de noviembre al 5 de enero de 2017)