El plan ha despertado críticas. Instituciones catalanas planean convertir la Escola d´Arts i Oficis de Barcelona, conocida como la Escuela de Arte de Pablo Picasso, en un museo dedicado a la figura del director de cine Woody Allen.

La Escola es considerada uno de los centros artísticos más importantes de la ciudad ya que en 1907 Pablo Picasso expuso por primera vez Les Demoiselles d´Avignon. Grupos de activistas y artistas locales han organizado manifestaciones en contra de este nuevo museo.

Como respuesta, Comisiones Obreras ha defendido el mantenimiento del edificio como centro de estudios artísticos, cuya presencia se remonta a 1775, y han catalogado el plan como “beneficiosa para el turismo pero no para los ciudadanos”. Por su parte, Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona, prometió en su programa electoral reabrir la Escola y retomar sus actividades culturales.

La relación de Woody Allen con España se limita a sus visitas a la ciudad de Oviedo, donde cuenta con una estatua en su honor y a la película Vicky, Cristina Barcelona, rodada en 2008 en la ciudad condal.