El arte de Andy Warhol (Pittsburgh, 1928 – Nueva York, 1987) está indudablemente vinculado con la sociedad de consumo. El CaixaForum de Barcelona, en colaboración con el Museo Picasso de Málaga, cuyo director ha comisariado la presente exposición, dedica una muestra a Warhol en la que se subraya, precisamente, como este capta el culto de la mercancía surgida de las invenciones industriales del siglo XIX.

Reconocido como el artista pop por excelencia, Warhol, cuya obra se sitúa fundamentalmente en la década de los 60, basó sus obras en la reformulación de diferentes productos de consumo como las series de sopas Campbell’s o la transformación de grandes iconos de su tiempo, como actores, políticos o cantantes. Entre 1962 y 1968, Andy Warhol desarrolló la Silver Factory, un laboratorio experimental donde tuvo la oportunidad de llevar a cabo este “arte mecánico”, de producir todo tipo de obras empleando diversas técnicas y máquinas, desde la serigrafía hasta la grabadora de vídeo y empleando siempre procesos propios de la factoría y la industria: la cadena de montaje. En 1968, y tras el intento de asesinato que padeció Warhol por parte de Valerie Solanas, su carrera da un giró convirtiéndose en un personaje de sí mismo y trasladando su centro de operaciones a The Office, un espacio más burgués que le aleja de lo experimental y le convierte en un artista-empresario.

La exposición del CaixaForum de Barcelona acoge alrededor de 350 obras entre pinturas, esculturas, dibujos, serigrafías, instalaciones y demás que se han conseguido reunir gracias a la colaboración de otros centros como el Andy Warhol Museum de PIttsburgh, el Museum of Modern Art de Nueva York, el Centro Pompidou de París o la Tate de Londres, entro muchas otras instituciones públicas y colecciones privadas.

(Andy Warhol. El arte mecánico en el CaixaForum de Barcelona. Del 14 de septiembre al 31 de diciembre)