El Kunsthistorisches Museum de Viena, una institución legendaria del panorama cultural vienés en el que se exhiben obras paradigmáticas de la Historia del Arte realizadas por autores como Caravaggio, Velázquez o Guido Reni; ha anunciado la reapertura del Templo de Teseo para dedicar su espacio, exclusivamente, al arte contemporáneo. Esta construcción neoclásica de 1819 nació precisamente para dedicarse al arte actual y se abrió con una única y moderna pieza de Antonio Canova, Teseo y el Minotauro, que permaneció allí en solitario hasta 1891, cuando se trasladó al recien construido edificio del Kunsthistorisches. Desde ese momento el templo quedó inhabilitado y ahora el gran museo del que depende lo reabre para recuperar su función inicial de sala de exposiciones contemporáneas. El primer artista programado para exhibir es Ugo Rondinone, exalumno de la Escuela de Bellas Artes de Viena y, a cotinuación, Kris Martin que llevará con esta muestra su primera individual en esta ciudad en 2013.