Junto al Museo Ludwig de Colonia y la Fundación Joan Mitchell de Nueva York, la Kunsthaus Bregenz presenta la amplia exposición dedicada a la artista americana Joan Mitchell (1925-1992). La muestra, centrada en su producción pictórica, parte desde sus primeras obras en los 50 a sus últimos años, con casi 30 pinturas de una de las artistas más destacadas de siglo XX. Una parte importante de la exposición está dedicada a la primera presentación pública de materiales de archivo de Mitchell, entrando de lleno en una de las facetas menos conocidas de la artista, su propia vida y su influencia en su obra; forman parte de esto películas, fotografías y otras escenas de la vida de Mitchell, fundamentales para comprender su persona y su relación con figuras como Elaine de Kooning, Jean-Paul Riopelle, Frank O´Hara, y Samuel Beckett. En 1959 Joan Mitchell participa en documenta II aunque no ha sido hasta la etapa reciente cuando una generación más joven redescubre su trabajo.
Mitchell nace en Chicago en 1925 y dedica su juventud a viajar por varios países, fomentando su formación, especialmente en Nueva York y París. En torno a 1959 se traslada de forma definitiva a París, yéndose en 1968 a Vétheuil, una comuna en las afueras de la ciudad. Sus primeros trabajos son cercanos a las influencias de la Escuela de Nueva York, pero la aplicación gestual de la pintura cambia a finales de los 50, precisamente en su marcha a Francia; es aquí donde le influyen pintores más clásicos como Vicente Van Gogh, y donde aparecen nuevos temas en sus obras como paisajes, árboles y plantas, todo a través de una abstracción muy particular. (Joan Mitchell. Retrospective. Her life and paintings, Kunsthaus Bregenz, Austria. Del 18 de julio al 25 de octubre de 2015).


Imagen: Joan Mitchell. Untitled, 1981.