La artista Victoria Civera (Port de Sagunt, 1955) cuenta con una trayectoria tan cambiante como interesante. Tras licenciarse en Bellas Artes en Valencia, comienza a investigar la fotografía, el fotomontaje y el act painting.  En los setenta, tras mudarse a Santander comienza a pintar obras de gran formato bajo la influencia del neoexpresionismo para después, esta vez en Nueva York, incorporar a sus obras nuevos materiales como el yeso, la seda o el cuero.

La Galería Moisés Pérez de Albeniz de Madrid acoge una exposición dedicada a esta artista que también ha  experimentado con la escultura y las instalaciones. Si hay algo que une a todas y cada una de sus obras, sea cuales sean los materiales, es la unión entre las formas figurativas, aquello real, tangible y al mismo tiempo, lo abstracto, tan presente en las emociones humanas.

En la exposición se podrán ver obras como Tunel eterno (2001), Jumba (2008) o la escultura Hermanas españolas (1995) obras que contienen una de las temáticas que más interesan a la artista: la figura de la mujer,  representada en ocasiones a través de imágenes estereotipadas.

Ha expuesto en ARTIUM, Museo Reina Sofía, Centro de Arte Contemporáneo de Málaga o en el IVAM de Valencia entre otros.  En 1993 es premiada con el Ojo Crítico a las Artes Plásticas y en 2014 recibe la Medalla de Oro a las Bellas Artes.

(Victoria Civera. BOREAL. Galería Moisés de Albeniz, Madrid. Desde el 23 de enero al 23 marzo de 2016)