Maria Enders (Juliette Binoche), reconocida actriz que dos décadas después de haber saltado a la fama interpretando el papel de la joven Sigrid, el mismo que fascinó a su jefa, Helena cuya obsesión por ella la llevó al suicidio. Ahora que se encuentra en la cima de su carrera quiere volver a interpretar la misma obra pero en esta ocasión interpretando el personaje de Helena.
Para prepararse el papel decide irse a Sils Maria, una remota región de los Alpes, con su asistente (Kristen Stewart). Conocerá a su compañera de reparto, una joven estrella de Hollywood (Chloë Grace Moretz) en quien se verá reflejada cuando ella misma tenía su misma edad y su misma ambición.
El prestigioso director galo Olivier Assayas (antes reputado crítico cinematográfico), trata fundamentalmente nuestra relación con el pasado y la capacidad que tenemos de enfrentarnos al paso del tiempo, haciendo hincapié en el maltrato que sufre la mujer en este campo, pues es conocido que una actriz madura encuentra menos oportunidades que un compañero de la misma edad de sexo contrario; un desquiciado juego de espejos que nos transportan directamente al duelo entre Eva Harrington y Margo Channing (Bette Davis y Anne Baxter en ese clásico imperecedero de Joseph L. Mankiewicz Eva al desnudo (1950). Pero al mismo tiempo es un estudio sobre el mundo actoral, donde podemos seguir la progresión que conlleva la construcción y deconstrucción de un personaje, el análisis del significado y significante de los diálogos y las motivaciones intrínsecas que conllevan; en el camino de Birdman de Alejandro González Iñárritu (2014) y del retrato descarnado del mundo hollywoodiense que hiciera David Cronemberg en Maps to the Stars (2014).