Recientemente la Fundación ARCO galardonaba a Iberdrola como entidad destacada en el ámbito del coleccionismo corporativo. Ahora, para gusto y disfrute de todo, podemos ver una parte de estos fondos en CentroCentro Cibeles. La piel translúcida está conformada por 67 obras de la colección entre las que encontramos pintura, escultura, fotografía y vídeo de artistas tan relevantes como Chillida, Oteiza, Tàpies, Saura, Antonio López, Richter, Mapplethorpe o Twombly, entre otros. La colección, que ha crecido sustancialmente en los últimos años, se organiza en torno a tres ejes que conectan con la evolución de Iberdrola como empresa. El primer bloque se dedica al nacimiento de la compañía en Bilbao en 1901, y recoge obras de arte vasco de principios de siglo, en las que vemos una tímida introducción de la modernidad. La segunda etapa se centra en el crecimiento y consolidación de la compañía en la década de los 50, con piezas de artistas de este momento. La última parte es la expansión internacional de la empresa, incluyendo artistas de fuera de España y soportes como la fotografía y el vídeo. Javier González de Durana, comisario de la exposición, destaca que esta muestra en el centro de Madrid muestra un órgano físico, la piel, y el ámbito emocional de la misma, como si lo que hubiera por debajo pudiera ser visible. (La piel translúcida, CentroCentro Cibeles, Madrid. Del 26 de febrero al 7 de junio de 2015).


Imagen: Detalle de una fotografía de Axel Hütte, cortesía de la galería Helga de Alvear.