El interés de José Guerrero por la nueva pintura española se manifestaba en su apuesta por jóvenes promesas. Entre ellas se encuentra Soledad Sevilla, por la que siempre mostró entusiasmo, y cuyas exploraciones a partir de la abstracción geométrica se mezclan con su sensibilidad plástica. En sus obras se combina el rigor del método con la improvisación, las luces y las sombras… Se presenta ahora una revisión monográfica de su trabajo en sus primeras obras, en el Centro José Guerrero de Granada. Desde finales de los sesenta a principios de los ochenta y las posteriores evoluciones de su trabajo se pueden apreciar en esta exposición. (Soledad Sevilla. Variaciones de una línea 1966-1986, Centro José Guerrero, Granada. Del 15 de mayo al 27 de septiembre de 2015).


Imagen: Soledad Sevilla. De la serie Meninas.