El artista suizo Urs Fischer tiene, hasta finales de mayo, su primera gran retrospectiva en los Estados Unidos. Su peculiar trabajo escultórico y sus instalaciones a gran escala generan en el espectador un estado entre la ensoñación y la respulsión, la admiración y la fascinación por el modo en que tergiversa iconos y referencias de la cultura visual, del pop y de la historia del arte.

La hibridación de géneros y temas clásicos en su obra impactan junto al tipo de materiales y al sentido del humor con que los ensambla e impregna, generando violentas colisiones visuales que recurren constantementes a temas como el glamour, la sexualidad y lo macabro. Temas universales pertenecientes a un imaginario adulto que contrasta con la estética de “cuento de hadas” con la que en ocasiones dota a sus obras introduciendo construcciones de miga de pan, cataratas de gotas de agua, peluches, figuras de cera fundida, nubes y ramas de colores.

Una exposición llena de referencias y construcciones con las que animar la vista y disfrutar.

Imagen: Urs Fischer. Problem Painting, 2012. Cortesía del artista y Gagosian Gallery, Nueva York.