El artista Alain Urrutia (Bilbao, 1981) se apropia de imágenes existentes y las pinta, alterando elementos básicos de cada una, dando así su propia versión de la historia. En la Kunsthalle Sao Paulo Urrutia presenta su experiencia de la ciudad; en sus primeros días en ella se dedicó a pasear, confrontándose a los diversos aspectos de la cultura brasileña, ejerciendo sobre él un gran impacto. Esta es su primera individual en Brasil, y analiza, en cuatro capítulo, la historia de Brasil y cómo esta se refleja en el desarrollo de los valores sociales. El primer capítulo, Pindorama, parte de una pintura indígena para crear una cosmología propia; Mula sem Cabeça es el segundo capítulo, y parte del libro Retrato de Brasil, de Paulo Prado, para crear una pintura al óleo que muestra un bandeirante montando a caballo; el tercer capítulo, Cobogo, se conforma con dos imágenes, una de las manos de Lina Bo Bardi y otra de un hombre indígena; finalmente el cuarto capítulo, Sociedade Anónima, es una pintura escultural que pasa por ser un elemento arquitectónico del espacio expositivo. La muestra está comisariada por Marina Coelho. (Alain Urrutia. Sociedade Anónima, Kunsthalle Sao Paulo. Del 3 de julio al 1 de agosto de 2015).


Imagen: Vista de una de las piezas de la exposición, Cobogo.