Comienza el mes de agosto y muchos aprovechan estas fechas para irse de vacaciones. Algunos se quedarán en España, pero muchos otros viajaran por Europa, Latinoamérica, Estados Unidos… Las vacaciones son para relajarse, para ir a la playa, para visitar otras ciudades y conocer su cultura, muchos visitaran los museos y edificios más emblemáticos de ciudades como Londres, París o Berlín, ciudades en las que, durante todo el verano, podemos encontrar exposiciones de arte contemporáneo, con una oferta que va desde la fotografía de Newton en el Foam de Amsterdam, Holanda, hasta las obras de Malevich en PROA en Buenos Aires, Argentina. Muchos de vosotros aprovechareis las vacaciones para visitar la ciudad de París, ver la Torre Eiffel o Notre Dâme, pero si tenéis oportunidad, en la Fundación Cartier podéis disfrutar de la exposición Le Grand Orchestre des Animaux, una exposición del músico Bernie Krause, que recoge los sonidos de la naturaleza en más de 5.000 horas de grabaciones que nos muestran la belleza de los sonidos de lo distintos animales y ecosistemas, lo que el artista denomina Biofonias. Muchos de los que visitéis la capital francesa, acudiréis al Centro Pompidou, en donde se muestran varias exposiciones como El camino de la generación Beat, que repasa el desarrollo de un movimiento que nació después de la Segunda Guerra Mundial y que llegó hasta los años 60, con nombres destacados como William Burroughs, Allen Ginsberg o Jack Kerouac. En el mismo centro podemos disfrutar de la exposición Art Pauvre. El uso de materiales pobres, de fácil adquisición como pueden ser maderas, hojas o rocas, vegetales, carbón o arcilla, e incluso materiales de desecho o basura para la creación artística fueron la máxima  del Arte Povera, uno de los mas importantes movimientos del siglo XX  que trabaja con la idea de huir de la comercialización del objeto artístico, ocupar el espacio y exigir la intervención del público. El Palais de Tokio , también en París, acoge la exposición del del escritor Michel Houellebecq, que el propio artista ha estructurado como algo muy personal, dando rienda suelta a sus obsesiones, a sus odios y a sus amores. En esta exposición reúne desde un epitafio a Clemènt, su perro ya fallecido, hasta las fotografías que Houellebecq toma sistemáticamente en sus viajes y que le sirven de acompañamiento e inspiración para sus novelas. Está claro que París acoge este verano varias exposiciones de un alto interés artístico, y La Maison Européenne de la Photographie Ville es una muestra de ello, con la exposición Boîte Noire del fotógrafo Celso Brandao, pero si sois unos amantes de la fotografía, no podéis dejar pasar la oportunidad de visitar Arlés, en donde tiene lugar los Encuentros de Arlés 2016, lo que convierte a la ciudad francesa en La Meca de la fotografía, un lugar de encuentro entre fotógrafos, coleccionistas, galeritas y aficionados que inunda la ciudad de exposiciones, conferencias, mesas redondas, charlas…

Inglaterra suele ser otro de los destinos favoritos de los españoles, concretamente Londres, en donde museos como la Tate Modern suele estar entre los más visitados. Este verano, el museo no solo estrena su flamante ampliación, de los arquitectos Herzog & de Meuron, la TATE2, también podemos disfrutar de la exposición de Georgia O’Keeffe, una oportunidad única de ver las obras de esta pionera del arte del siglo XX. pero si de verdad queréis acercaros a un momento del arte plenamente británico, no os podéis perder la exposición que organiza la TATE Britain, Conceptual Art in Britain, un repaso al movimiento que tuvo lugar en la década de los años 60, un movimiento que abogaba por abandonar los enfoques tradicionales del arte, profundizando en idea de que la obra artistica ambandona toda representación objetual, siendo el concepto de que la obra artística más importante que el objeto que se representaba. Otra de las capitales europeas que más visitamos los españoles es Berlín, en donde destaca la exposición de la fotógrafa Berenice Abbott en el Martin-Gropius-Bau, una retrospectiva de una de las fotógrafas más importantes del siglo pasado. Entre las exposiciones más destacadas del país germano encontramos The Heroes del artista Georg Baselitz, en Museo Städel de Frankfurt, en donde se muestra la serie que Baselitz hizo en los años 60 y que nos habla de la guerra, de los héroes y de la sociedad. Para los que viajéis por tierras europeas y tengáis la oportunidad de aterrizar por tierras suizas, La Kunsthaus de Zurich se convierte en visita obligada, pues podréis disfrutar de la retrospectiva de Francis Picabia, una exposición que repasa la obra del artista francés, uno de los más importantes e influyentes del arte surrealista y dadaista.

Para los que tengáis la oportunidad de viajar a Latinoamérica, y os quede tiempo entre la playa y los mojitos, también podréis disfrutar de las exposiciones que los diferentes centros ofrecen, como el MAMBO (Ciudad de México, México), que muestra la obra del artista Sergio Hernández, De sangre y de plomo, una absorción de culturas e imágenes de distintos territorios mexicanos, recuerdos y misticismo. O la que ofrece La Fundación Proa de Buenos Aires (Argentina), sobre el artista Kazimir Malévich en colaboración con el State Russiam Museum de San Petersburgo, en la que se muestran algunas de las obras del vanguardista ruso. Por último, si viajáis a Nueva York, os recomendamos visitar el Museo Guggenheim, que expone de manera temporal la obra del fotógrafo y pintor Moholy-Nagy, teórico del arte y de la fotografía que trabajó en la Escuela de la Bauhaus alemana.