La obra adquirida por Jaime Botín en una subasta de Christie’s, Cabeza de mujer joven, valorado en 26 millones de euros, se queda anclada en Francia a la espera de que se realicen las investigaciones y aclaraciones necesarias para saber si debe ser devuelto a España, o si como dijeron los abogados de su propietario, “nunca ha podido ser exportado ni licita ni ilícitamente, ya que el cuadro fue pintado en el extranjero, se compró en el extranjero y allí ha tenido siempre su domicilio permanente”. No sabemos si cuando dicen “allí” o “extranjero”, se refieren al propio yate donde ha sido encontrado. Declarada como obra de arte no exportable, el Picasso fue interceptado en Córcega camino de Suiza, país por el que al parecer la familia Botín siente una gran atracción, en un yate propiedad de Jaime Botín, de 75 años. La declaración explícita de que este cuadro no podía ser exportado se realizó el pasado mes de mayo siendo avalada por el Ministerio de Educacion y Cultura.