El sábado pasado en la Ciudad de México se abrió al público la exposición más reciente de Mario García Torres, uno de los artistas conceptuales mexicanos con mayor actividad fuera del país, conocido por emprender nebulosas investigaciones en torno a historias, mitos y demás datos imprecisos de artistas de diversas épocas; explorando las narrativas subjetivas que suelen suscitarse en torno a aquello que se considera “un hecho”. Su obra tiene como finalidad hallar, señalar y cuestionar los lugares del arte contemporáneo; la exposición Caminar juntos (fiel a la empresa de explorar el trabajo de otros creadores, de ahí el título de la exposición) curada por Sofía Hernández Chong Cuy, da fe de esta búsqueda en proceso.

En esta su primera gran exposición en el Distrito Federal, traerá su Museo de Arte Sacramento, fundado el 2003 al que cabe mencionar, es un espacio abstracto y utópico, o sea imaginario. En el perímetro (1. 200 metros) que éste abarca hipotéticamente, se exhibirán más de treinta obras y proyectos creados por García Torres a lo largo de los últimos quince años, las cuales se explayarán en diversos puntos de la Ciudad de México cuyo corazón será el Museo Tamayo, sin embargo, la Casa Vecina, el Hotel Montecarlo, el Museo de Geología, el Centro Cultural del Bosque y un cine alternativo del centro, también albergarán obras de esta ambiciosa muestra.

En cada uno de los ángulos de este gigantesco polígono invisible, se colocaron montículos de piedras traídas de Sacramento para definir los límites, montones de piedras con los que la gente se topará en distintos puntos de la ciudad. La exposición, en todos los recintos, estará abierta al público a partir del sábado, aunque la inauguración oficial será en el Tamayo el pasado 12 de marzo.

(Caminar juntos, Museo Rufino Tamayo, Ciudad de México. Desde el 27 de febrero hasta el 19 de junio de 2016)