Desde que el pasado mes de noviembre se conocieron los resultados electorales de Estados Unidos que ascendían a Donald Trump como presidente para relevar a Barack Obama la polémica en torno a las medidas que tomará el magnate no ha amainado. Uno de los temas centrales en la campaña de Trump y una de las decisiones más controvertidas –y que él mismo volvió a reafirmar a principios de enero– ha sido la de la voluntad de erigir un muro fronterizo que separe México de EE.UU. Bajo el argumento de que “los inmigrantes mexicanos traen crimen, drogas y son violadores”. Un acto racista que ha generado sentimientos antimexicanos en parte de los estadounidenses. Un acto racista ante el que se debe responder. Y hay quien ya lo hace, uno de los sectores más críticos e implacables con el nuevo presidente está siendo el artístico. Desde la petición pública por parte de Steven Tyler, cantante de Aerosmith, o de los Rolling Stones para que dejara de utilizar canciones de ambas bandas en sus campañas, pasando por el rechazo por parte de artistas como Elton John o Andrea Bocelli para actuar en la ceremonia de investidura que tendrá lugar el 20 de enero o el ya viralizado discurso de Meryl Streep en la gala de los Globos de Oro, hasta el llamamiento a huelga del sector artístico que han lanzado numerosas instituciones culturales para que el mismo día 20 se cese la actividad artística “en contra de la normalización del Trumpismo”.

Asimismo, Trump ha obtenido respuesta artística sobre el polémico muro. Luis Camnitzer, creador uruguayo nacido en Alemania, insta al multimillonario a convertir su proyecto en una obra de arte, concretamente en una obra de Christo, ya curtido en la creación de instalaciones de gran formato en lugares público –conocido, sobre todo, por envolver con tela edificios enteros o zonas geográficas como el Reichstag alemán o el neoyoquino Central Park–. De este modo, Camnitzer propone realizar una nueva versión en color naranja de la obra Running Fence (1972-1976) –que el artista realizó junto a su mujer, Jeanne-Claude– si lo que busca es separar ambos países y así la iniciativa racista de Trump viraría a un evento artístico y público. Ante esta medida que propone el artista uruguayo todavía no se ha pronunciado Christo. Tampoco lo ha hecho Trump.