La nueva dirección de Beatrix Ruf marca línea propia con una de las grandes apuestas del año en el Stedelijk Museum de Ámsterdam, la exposición de Tino Sehgal (Londres, 1976), que abría sus puertas el pasado día 1 de enero. Concebida como una serie de doce presentaciones, la muestra abre cada mes un proyecto del artista en distintos espacios del museo. Doce meses de performances, que ascienden en intensidad desde enero a diciembre; comienza este mes con una sutil intervención en el corazón del museo, en la colección permanente, con una figura humana tendida en el suelo y que se mueve a modo de materia fluida en distintas posiciones inspiradas en las obras de Bruce Nauman y Dan Graham. La idea es implicar al espectador a medida que las performances vayan subiendo su intensidad, y en verano las “situaciones” involucrarán a un gran número de participantes. La escala decrece tras período estival, que será el culmen de las acciones, para ir bajando hasta diciembre. La performance cuestiona aquí el uso del cuerpo, plantea una nueva forma de “moverse” en el museo bajo la nueva dirección de Beatrix Ruf, pero también revisa la exposición como fenómeno público. El artista anglo alemán es conocido por sus “situaciones”, como él las llama, donde implica al espectador en acciones que recuerdan a la historia del arte. Su formación en danza y economía lo convierte en un artista que cuestiona la idea de museo y la experiencia de las obras, que él intenta hacer realidad, sacarlas de los lienzos, y darles nuevas sensaciones. Esta propuesta en el Stedelijk Museum supone una nueva forma de abordar la programación del museo, con actores que danzan por las salas del edificio, y que durante todo un año estará en continua transformación. (Un año en el Stedelijk: Tino Sehgal, Stedelijk Museum, Ámsterdam. Del 1 de enero al 31 de diciembre de 2015).


Imagen: Tino Sehgal, A year at the Stedelijk, 2015.