Un año más vuelve a la Tate Britain de Londres la exposición de los cuatro finalistas al Turner Prize, el premio más prestigioso de arte contemporáneo en Reino Unido, uno de los más importantes a nivel mundial y, desde sus inicios, siempre envuelto en polémica. En mayo de este año el jurado, compuesto por Michelle Cotton, Tamsin Dillon, Beatrix Ruf y Simon Wallis, anunciaron los nombres de los artistas que competirían por alzarse con el Turner Prize 2016. Michael Dean, Anthea Hamilton, Helen Marten y Josephine Pride fueron seleccionados por conformar obras comprometidas política, social y culturalmente. El director de la Tate Britain, Alex Farguharson, apuntó que con la exposición buscan “promover el diálogo, que la gente hable y se interese por el arte contemporáneo”, ya que año tras año se ha demostrado la efectividad de estos premios para aumentar el interés sobre el arte actual. En esta edición se ha introducido la novedad de que el público pueda tomar sus fotografías de la muestra y compartirlas en redes sociales para, de este modo, saber qué obras gustan más a los visitantes. El ganador del premio será galardonado con 25.000 libras y cada uno de los finalistas recibirán 5.000 libras.

El Turner Prize está caracterizado por la polémica que generan sus propuestas transgresoras en cada edición, prueba de ello son los premios otorgados a Damien Hirst y su vaca descuartizada en formol en 1995; o los finalistas como Tracey Emin en 1999 que expuso una cama deshecha, con sábanas sucias, rodeada de colillas, ropa interior y una botella de whisky; o a los hermanos Chapman que en 2003 garabatearon sobre reproducciones originales de Goya. En esta ocasión, Michael Dean presenta Sic Glyphs con el objetivo de dar forma física al lenguaje con una escultura formada por 20.436 libras en monedas de peniques. Anthea Hamilton y su Lichen! Libido! Chastity! se acercan a la cultura pop a través de la performance, la instalación, escultura y el vídeo. Helen Marten, con los proyectos Eucalyptus y Lunar Nibs, ha creado un collage en forma de esculturas con todo tipo de objetos, como piel de pescado o bastoncillos de algodón. Por último, Josephine Pryde establece una relación entre la fotografía y la escultura con la instalación (Lapses in Thinking by the person I am) de un tren eléctrico en miniatura y una serie de imágenes. El ganador del Turner Prize 2016 se dará a conocer el 5 de diciembre de 2016.

El Premio Turner, nombrado así en honor al pintor paisajista J.M.W. Turner, nació en 1984 con el objetivo de conceder un reconocimiento anual a un artista británico menor de 50 años.

(Turner Prize 2016, en la Tate Britain de Londres. Desde el 27 de septiembre hasta el 2 de enero de 2017)