Los anuales Premios da Cultura Galega, equivalentes a los premios nacionales de Galicia, han sido fallados el pasado jueves 18 de septiembre y han recaído, en su sección dedicado a premiar la labor más destacada de la artes plásticas gallegas en la galería Trinta de Santiago de Compostela. Es la primera vez que este premio cae en una galería y premia así el esfuerzo de un espacio pequeño pero llevado con inteligencia y esfuerzo, que ha sobrevivió a todo tipo de crisis apostando por lo mejor del arte nacional, intentando llegar más lejos a través de su presencia en ferias nacionales e internacionales. Su propietaria y alma gestora y luchadora, Asunta Rodríguez con la ayuda de su directora de galería, Chus Villar y de sus esforzados artistas y compradores, amigos y aliados, ha conseguido ser conocida y reconocida por encabezar siempre la defensa de las galerías periféricas, muchas veces marginadas y maltratadas por otras más poderosas. Este es un premio al esfuerzo y la labor de las galerías que luchan en terreno muy difícil por hacer que el arte actual sea un patrimonio de todos.
Xosé Neira Vilas (galardón de las letras), Cándido Pazó (galardón de las artes) y el Festival de Ortigueira (galardón patrimonio cultural gallego) son otros de los premiados.