La renovación cíclica es fundamental para poder avanzar, continuar, descubrir cosas nuevas, vivir experiencias distintas, conocer, indagar… Para, en definitiva, crecer y por ello continuamente buscamos esta renovación personal. Lo mismo ocurre en el arte y en las instituciones o centros que sirven de escaparate para artistas y proyectos, cada determinados meses renuevan su propuesta expositiva para ofrecer al público algo nuevo, algo con lo que pueda crecer y desarrollar su interés. En febrero muchos de estos centros inauguran el año artísticamente hablando, como es el caso de La Casa Encendida que a partir del 3 de febrero presenta tres muestras variadas. Las dos primeras que dan el pistoletazo de salida son: ¡Vivan los campos libres de España!, de Antonio Ballester Moreno y la exposición resultante de la convocatoria Generaciones, lanzada por Fundación Montemadrid, y cuyo título es Generación 2017. Unos días más tarde, el 17 de febrero, se inaugura también la muestra de Nicolás Robbio, Ejercicios de resistencia. Antonio Ballester Moreno es uno de los artistas más destacados en la pintura actual española, invita a la contemplación con sus obras, las cuales remiten a un mundo de colores primarios, de materiales –como el yute o el barro– que reproducen belleza, de formas algo infantiles, a un mundo de estrellas y simbólico en el que todo está conectado. En la muestra que presenta en La Casa Encendida, comisariada por Tania Pardo, podrán verse treinta lienzos de gran tamaño en los que Ballester Moreno retoma su imaginería centrada en la geometría, la cultura popular y la naturaleza. Las salas B y C del centro acogen esta exhibición concebida como una gran instalación que representa el otoño a través de la lluvia, el sol y la luna, con el objetivo de remitir al contexto en el que nacieron las primeras vanguardias artísticas y sus temas principales. Por tanto, el espectador podrá notar mientras observa ¡Vivan los campos libres de España! que lo que está viendo le recuerda ligeramente a artistas como Paul Klee, Joan Miró o Josef Albers.

El mismo 3 de febrero la Generación 2017 se abre al público. Desde el año 2000, la Fundación Montemadrid proporciona apoyo y difusión al arte joven nacional con la convocatoria anual Generaciones, que se ha convertido ya en un referente dentro del sector artístico español. Este año se recibieron un total de 600 propuestas, de las que se eligieron únicamente 10 y que son los artistas que el público podrá descubrir en la muestra que permanecerá en las salas D y E hasta el 16 de abril. Cada uno de los seleccionados recibieron 10.000 euros y el jurado (compuesto por Tolo Cañellas, comisario independiente; Maribel López, directora comercial y Programas Comisariados de ARCOMadrid; y Laurence Sillars, Chief Curator en BALTIC, Reino Unido) destacó la tendencia de todos ellos a querer escapar de la realidad y viajar a otro mundo a través de la magia, el juego, la ciencia y el arte. Los diez ganadores han sido: Rosana Antolí con F= P.e / 1; Fito Conesa con Non Unísono; David Crespo con El Juego de la Hiena; June Crespo con S/H Fuerzas Felices; Diego Delas con 20000 toneladas de mármol; Carlos Fernández-Pello con Marco de referencia. O tres modelos para apreciar el discurso como forma; Marian Garrido con Souvenirs of Future Nostalgia; Blanca Gracia con Acmé en dos variaciones; Rubén Grilo con Noone, Allness; y, por último, Lorenzo Sandoval con Shadowwriting (Talbot/Babbage).

Por último, habrá que esperar unos días para visitar los Ejercicios de resistencia de Nicolás Robbio. Del 17 de febrero hasta el 16 de abril se podrá ver esta muestra en la sala A de La Casa Encendida y que ha sido organizada en colaboración con el Ministerio de Cultura de la Nación de Argentina con motivo de la celebración de ARCOmadrid 2017 en el que este país es el invitado. La exposición acoge una selección de trabajos de Robbio que potencian, sobre todo, las instalaciones creadas a partir de la idea del dibujo entendido como un proceso de expansión. Estas piezas se conciben como una analogía metafórica entre los pensamientos utópicos de la lógica racional y la geometría matemática presente en los movimientos de la naturaleza; de ellas, además, se desprenden dos conceptos primordiales en la obra del artista argentino: la idea de gravedad y el dibujo como acto de resistencia. De estos trabajos presentados se refleja la atracción que siente Robbio por la tecnología, la ingeniería y el conocimiento científico y matemático y el interés por referentes como Magritte, Richard Buckminster Fuller, Nikola Tesla o Jorge Luis Borges.

(¡Vivan los campos libres de España!, Antonio Ballester Moreno en La Casa Encendida, Madrid. Desde el 3 de febrero hasta el 23 de abril de 2017)

(Generación 2017 en La Casa Encendida, Madrid. Desde el 3 de febrero hasta el 16 de abril de 2017)

(Ejercicio de resistencia, Nicolás Robbio en La Casa Encendida, Madrid. Desde el 17 de febrero hasta el 16 de abril de 2017)