La Bienal de La Habana parece confirmarnos de nuevo que treinta años no son nada. La cita en la isla comienza esta semana haciendo un recorrido por la historia de las diferentes Bienales de La Habana, poniendo de manifiesto cómo muchas cuestiones aún deben retomarse, cómo muchos interrogantes siguen abiertos y las posibilidades de nuevos modos de hacer. La propia Bienal se centra en redimensionar estrategias de trabajo que se realizaran anteriormente pero con un nuevo sentido y nuevas vías para conectar con la ciudad y con la comunidad local, que es uno de sus rasgos característicos. La duodécima edición de la Bienal de La Habana, bajo el título Entre la idea y la experiencia cuenta con la participación de 220 artistas de cinco continentes, destacando la participación de Estados Unidos (con Joseph Kosuth y Seamus Farrel, en un momento histórico de acercamiento entre ambos países), así como la fuerte presencia de países latinoamericanos como México, Argentina, Brasil, o Chile. Las tres décadas no le han hecho perder fuelle a la bienal, que tiene muy presente su origen, acercar el arte a todos los públicos y no quedarse en los recintos clásicos. Entre los artistas participantes destacan Anri Sala (con Albania), Tino Sehgal (con Alemania), Nicolás Paris (con Colombia), La Ribot (España-Suiza), Daniel Buren (con Francia), Michelangelo Pistoletto (Italia), y Carlos Amorales (México), entre otros; sin duda, Cuba es el país más representado con artistas como Glenda León, Levi Orta, Reinier Nande o Fidel García.

La Bienal de La Habana nacía en 1984, teniendo desde el principio el foco puesto en reflexionar sobre la sociedad, la vida urbana, el arte y los desafíos de la contemporaneidad. Entre los artistas participantes han pasado por esta cita algunos tan destacados como Liliana Porter, Luis Camnitzer, Tania Bruguera, William Kentridge o Ernesto Neto. (Bienal de La Habana, Cuba. Del 22 de mayo al 22 de junio de 2015).


Imagen: Vista de una de las piezas que forman parte de la XII Bienal de La Habana.

La Bienal de La Habana parece confirmarnos de nuevo que treinta años no son nada. La cita en la isla comienza esta semana haciendo un recorrido por la historia de las diferentes Bienales de La Habana, poniendo de manifiesto cómo muchas cuestiones aún deben retomarse, cómo muchos interrogantes siguen abiertos y las posibilidades de nuevos modos de hacer. La propia Bienal se centra en redimensionar estrategias de trabajo que se realizaran anteriormente pero con un nuevo sentido y nuevas vías para conectar con la ciudad y con la comunidad local, que es uno de sus rasgos característicos. La duodécima edición de la Bienal de La Habana, bajo el título Entre la idea y la experiencia cuenta con la participación de 220 artistas de cinco continentes, destacando la participación de Estados Unidos (con Joseph Kosuth y Seamus Farrel, en un momento histórico de acercamiento entre ambos países), así como la fuerte presencia de países latinoamericanos como México, Argentina, Brasil, o Chile. Las tres décadas no le han hecho perder fuelle a la bienal, que tiene muy presente su origen, acercar el arte a todos los públicos y no quedarse en los recintos clásicos. Entre los artistas participantes destacan Anri Sala (con Albania), Tino Sehgal (con Alemania), Nicolás Paris (con Colombia), La Ribot (España-Suiza), Daniel Buren (con Francia), Michelangelo Pistoletto (Italia), y Carlos Amorales (México), entre otros; sin duda, Cuba es el país más representado con artistas como Glenda León, Levi Orta, Reinier Nande o Fidel García.

La Bienal de La Habana nacía en 1984, teniendo desde el principio el foco puesto en reflexionar sobre la sociedad, la vida urbana, el arte y los desafíos de la contemporaneidad. Entre los artistas participantes han pasado por esta cita algunos tan destacados como Liliana Porter, Luis Camnitzer, Tania Bruguera, William Kentridge o Ernesto Neto. (Bienal de La Habana, Cuba. Del 22 de mayo al 22 de junio de 2015).


Imagen: Vista de una de las piezas que forman parte de la XII Bienal de La Habana.